1.75


Este artículo se lee en: 1 minuto

Me gustas de pies a cabeza.
Tus pies grandes y delgados, son dos peces hambrientos.
Tus pantorrillas, tan estilizadas que cuando llueve no se mojan.
Tus rodillas, si las veo me siento mantequilla.
Tus muslos, que pesar de ser un par de pocas carnes.
Ese lugar tuyo que aún no descubro, pero me saluda con mucho asombro.
¿Eso es un abdomen? Lo siento, parece más un albumen.
¿Y los pectorales? Apuesto que son mensajes subliminales.
Tú espalda, tan recta y sin curva alguna.
Tú cuello, tan caliente como un bocadillo.
Tú barbilla, es como una maquinilla.
Tus labios tan delicados, los dejaría colmados.
Tú nariz, igual a de una emperatriz.
Tus ojos, un par de alborotapueblos.
Y aquí viene mi parte favorita de ti físicamente hablando:
Tus cabellos, esos ricitos que te cuelgan, que curvas tan accidentales, dignos de ti saltacharquillos, esa melena de mi palasan, son iguales a los de Aquiles.

Comentarios
Alejandra Vega
Bailarina vertebrada de los mares mas obscuros y temidos.
Retumbantes remolinos mentales en cada esquina de su ser.

Bailarina vertebrada de los mares mas obscuros y temidos. Retumbantes remolinos mentales en cada esquina de su ser.