El amor en tiempos de estrategias


Este artículo se lee en: 4 minutos

A veces, me gustaría sacarme el corazón, abrirlo y ver que chingados es lo que está pasando allá adentro. Francamente nunca he sabido cómo actuar o cómo comportarme en una nueva situación amorosa, y por nueva me refiero a estar entrando en un nuevo amorío después de haber terminado otro; haya terminado bien o mal eso da igual. El pedo es que da miedo, y mucho; y es normal! Cada persona es diferente y después de convivir tanto tiempo con una sola persona es complicado sacarse la costumbre y empezar de nuevo. Pero una vez que logras sacarte la maldita costumbre ya estás del otro lado.
Una vez, platicando con mi mejor amigo de que no tenía idea de cómo controlar mis emociones ni enmendar mi pobre y roto corazón me dijo:

“Es una cuestión de estrategia y administración.” 

El comentario me confundió, como que esos términos jamás los hubiera relacionado con cuestiones del corazón pero me estuvo dando vueltas en la cabeza un buen rato.

¿O sea cómo? no entiendo, ¿se trata de alguna estrategia para sacarte a alguien de la cabeza? Porque digo, yo tengo mis hobbies pero así que digas, que chingón ya me olvidé de ti, es más; ni me acuerdo de tu cara, ni de tu cabello, ni de tus ojos y mucho menos de tu sonrisa que me pone los pinches nervios de punta.

Más que una estrategia, creo que es una decisión. Por más distracciones que te quieras poner en frente, si no estás convencida completamente de dejar ir a alguien, jamás vas a poder, estoy de acuerdo que siempre va a ser difícil pero si mentalmente estas bloqueada a mandar todo a volar y ya el que sigue, no hay manera; siempre vas a encontrar el pretexto perfecto para volver a ponerlo en tu cabecita y que este ahí dando vueltas y tú chillando.

Personalmente odio las estrategias en cuestiones emocionales, nunca falta la estrategia para ligarte a alguien, eso de tener que hacer algo en específico para estar con una persona me parece patético. Y me refiero a esas estrategias que la gente usa:
 

“No lo llames tú que te llame él. Él es el hombre él tiene que dar el primer paso”

“¿No te contestó por whatsapp? ¡No le contestes! Déjalo en visto un rato, que sienta miedo.”

“Yo digo que lo dejes de pelar y vas a ver como lo traes cacheteando las banquetas”

¿Por qué? A ver, ¿poooor qué?  Yo te voy a escribir cuando yo quiera, cuando me nazca. Y te voy a dejar de escribir en el momento en el que ya no quiera hacerlo porque simplemente ya no quiero y no por ganar tu atención. Si quiero llamarte, te voy a llamar, si quiero invitarte a salir te voy a invitar. Si quiero dejarte de hablar, ¡te dejo de hablar! Y no va a ser un truco para sacar ventaja, si no que ya no tengo nada que hacer ahí. Por eso uno le deja de hablar a la gente, ¿no? Si no, luego se confunden y entramos en la típica conversación:

– ¿Por qué me dejaste de escribir?
– Pues es que tu tampoco me escribiste
– No te escribía por que tú no me escribías a mí tampoco
– Ah pues yo tampoco te escribí por que no me escribiste… 

Si vamos a hacer las cosas, vamos a hacerlas bien. Dejémonos de mamadas.

No me gusta aparentar ni jugar el juego de la chica cabroncita que te va a traer de nalgas, si alguien me va a querer que me quiera así como soy. Soy intensa y con doscientas cuarenta y cinco emociones por segundo, si no puedes con eso desde el principio que te hace pensar que vas a poder los siguientes 2, 4, 6 meses ¿o lo que dure?

Seguro habrá quien me lo discuta, nunca falta el típico comentario:

Es que les gusta lo difícil, si no se lo pones difícil se aburren, les gusta que los traten mal.”

Honestamente creo que quien te quiere te quiere, no hay necesidad de jugar ese juego ni de ser una hija de la chingada que porque disque eso les gusta hoy en día.

Menos estrategias y más autenticidad.

Una vez un ex me dijo:

“no soy detallista, antes lo fui porque te gustaba que fuera así y te quería conquistar pero la verdad no lo soy”

¡EL INFARTO! Really?! Además, qué honesto. Hombre, ¡gracias! Si no son así, simplemente no lo sean, no hay necesidad. A los 6 meses que saquen su verdadero yo, una se está dando de topes contra la pared diciendo ¿qué paso, me lo cambiaron en el parque? Busquen a a alguien le parezcan irrelevantes esas cosas. A mí me gustan los hombres detallistas, ¡y me gustan mucho! Y si no vas a serlo toda tu vida, no vengas a engañar a nadie. Y es solo un ejemplo, pero como esa hay tantas cosas que uno llega a aparentar por su pareja que neta ¿para que?

Las relaciones personales no son nada sencillas, pero nos complicamos mucho la existencia. Y me incluyo, suelo complicarme mucho la existencia y más en cuestiones del corazón. De por sí es un asunto complicado y sumamente discutido.

Sé tú mismo, es lo que te va a llevar a la verdadera felicidad, y qué maravilloso sería poder compartir todo lo que tú eres con la persona correcta. Espera a la persona que disfrute la locura que es estar contigo y no quien la tenga que aguantar. Eso.

 

Comentarios
lo que pensamos
Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador.

Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen.

@_loquepensamos
Etiquetas: , ,

Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador. Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen. @_loquepensamos

Tal vez te gustaría leer