6 frases indignantes de mujeres contra mujeres (¡cuídate, también están cerca de ti!)


Este artículo se lee en: 6 minutos

Es un tema terriblemente común cómo las mujeres somos atacadas a diario por todas partes y, en realidad, es algo de lo que no me encanta hablar, menos porque no me gusta ser tachada de feminista o feminazi, sin embargo, me gustaría apuntar que los mayores ataques hacia las mujeres provienen de otras mujeres, el machismo y la misoginia se transmite desde las mujeres, y eso resulta algo indignante, el no poder confiar en mi género, al que constantemente atacan por su desunión, teniendo razón (lo más triste).

Ante varios comentarios que me han dicho a lo largo de mi vida y que no me he “tomado a personal”, hace una semana hubo uno que me indignó particularmente y entonces, me puse a pensar en aquellos comentarios que han venido en los últimos tiempos de mujeres cercanas a mí, que son un ejemplo, que amo o que admiro… Comentarios que simplemente recuerdo, pero ¿qué pasa con los que no recuerdo y se quedan en mi subconsciente? Como en el de muchas otras mujeres que, a pesar de no pensar lo mismo, somos bombardeadas a diario con este tipo de pensamientos tóxicos…

En fin… Comparto con ustedes estas frases/pensamientos perturbadoras (es) que no debemos permitirnos más a nosotras mismas, no son tan fuertes como decir ciertas palabras (como “p***”), pero creo que eso es lo importante, que son tan aparentemente inofensivas que pueden filtrarse hasta cualquier rincón de nuestro cerebro.

 

1

Un gran amigo y compañero de trabajo estaba solicitando editoras de video para su respectiva área, pero su jefa, una reconocida mujer pública, le dijo que sólo aceptaría hombres: “No quiero mujeres, porque luego por estar en sus días piden permisos y se distraen con cualquiera” (Whaaaaaaat? Perdón, pero cómo demonios llegó esa mujer al puesto que ocupa actualmente en la empresa en la que trabajamos. ¿Será que no quiere competencia? ¿Será que está en plena menopausia y siente envidia de las que aún “están en sus días”? ¡Diablos! ¿Qué ella nunca trabajó “estando en sus días”? Y eso de “se distraen con cualquiera”, como si todas fuéramos poco profesionales). Mi amigo sólo le puntualizó que era una misógina, aunque, como ella también es su amiga, le hizo ver que las mujeres le han funcionado mejor que los chicos (casi todos gays) que siempre le contrata. No tiene nada que ver ni una cosa ni la otra, pero el hecho de que en este departamento, las mujeres sean las que más despiden y menos contratan habla de un machismo o misoginia por parte de su líder, según yo.

 

2

Amo a mi abuela, es una mujer que, si bien ha sido la mayor parte de su vida ama de casa, siempre se mantiene informada y lee mucho: revistas, periódicos, libros… Aunque en algunas cuestiones, escucharla hablar sin opinar, es complicado. “Jamás votaría por una mujer, son muy inútiles y además también roban, sólo andan hablando mal y ni saben”, ella hablando de política. Está convencida de que las mujeres en la política mexicana sólo son títeres que algún hombre colocó ahí. Y bueno, ni hablar cuando me pide que me case y/o tenga hijos, pues “se me va el tren”. En alguna ocasión, bromeé diciéndole que me estaba tardando porque le estaba consiguiendo un rubio guapo de ojos azules para que tuviera bisnietos hermosos, a lo que ella contestó: “Ay, no, luego salen niñas de ojos cafés de todos modos, mejor ya ten hijos con el que sea”. Quiero puntualizar que no dudo de su amor, me adora, a mí y a sus otras 7 nietas, a sus 2 hijas, a su bisnieta, por eso mismo no quise ahondar en lo ofensiva que me pareció esa frase. ¡Diablos! ¿Ten hijos con el que sea? Como si esa fuera mi única función en la vida… Entiendo que de repente debe lidiar con su decepción al saber que dos de mis primas ya declararon abiertamente que no tendrán hijos, y que sus pensamientos obedecen a otro tipo de educación. Por eso, preferí ya no hablar con ella sobre política, hijos o mi futuro y mejor limitarme a hacer bromas y tocar temas como familia, cocina, espectáculos, trabajo, TV, viajes…

 

3

Mis amigas cercanas, tal como yo, son mujeres solteras, profesionistas ejemplares, que les gusta divertirse y viajar, sobre todo un grupo de ellas que, en los últimos tiempos se les ha dado por ir a estudiar alguna maestría o pasantía en Europa, es por eso que cuando una de ellas, casi con sortija de compromiso entregada le dijo a otra: “Te recomiendo que no estudies y mejor te enfoques en buscar marido allá”, no lo podía creer. ¡Claro que a todas nos encantaría casarnos con un europeo!, pero de ahí a que ese sea el objetivo principal… Broma o no… ¿Por qué? Es decir que, en lugar de aprovechar una maestría de $200 mil pesos, más hospedaje, comidas, etc. (y perdón si lee esto y le resulta ofensivo, sé que no lo dijo en plan de ofender ni nada, la amo de verdad), o sea, su inversión en ella misma, debería tomarlo a la ligera y mejor encontrarse un marido, porque eso sí es importante, porque eso sí la hará feliz y sí le durará toda la vida (sarcasmo). ¡Vaya! ¿En qué siglo estamos?

 

4

Según mi ex psicóloga, “las mujeres tenemos la culpa de que los hombres no nos tomen en serio porque masculinizamos nuestro rol, estamos muy al alcance y ya no somos el objeto de deseo”, esto con prácticas como ir a su departamento, tener sexo seguido o a las pocas citas, trasladarnos en nuestros propios autos y no pedir que pasen por nosotras, colaborar con los gastos, etc. Mmmmmm… Ella es una gran profesional, me ayudó muchísimo y sus teorías son… Bueno, me gustaría más bien tener la mente abierta y comprobarlas, peerooo… Really? ¿No puedo salir en mi propio auto para encontrarme con alguien porque le quito su “rol masculino”? Fuck!

 

5

Mi hermana se enfrentó a una terrible realidad siendo auditora y mamá a los 24 años de edad, pues, en plena edad donde podían y deseaban explotar a toda costa, tuvo un bebé y ha buscado pelear por sus derechos sin descuidar su faceta profesional. “Pero es que… Eres mamá”, le dijo su jefa con desagrado, presionándola, quitándole las cuentas valiosas y empleándola en tareas de secretaria y office boy hasta que se canse, sólo por tener que salir a su hora y no quedarse como los demás que, aunque no son tan eficientes, pueden estar más horas en la oficina porque no tienen familia. Comprendo al 100% su frustración y todo el peso que tiene como mamá y profesional, sin contar con sus problemas de pareja, pero, no comprendo mucho esta parte en la que no lucha (quizás está muy cansada para hacerlo, tendrá sus razones), ni que en sus propias palabras dice: “quiero que mi bebé crezca con su papá, lo necesitamos”. La primera parte del discurso la entiendo, pero ese “lo necesitamos”, siendo que ella paga sus cuentas y las de su hija, además de otras cosas… No sé. ¿Realmente seguimos con tanto miedo a la soledad? Sí, hay que luchar por la pareja, intentarlo, pero no forzar nada. He sido testigo de cómo lo dice al teléfono: “acuérdate que tu hija y yo te necesitamos”, como una mujer desvalida, sin otra opción, sin una vida propia, con la que deben cargar. ¿Es de verdad eso lo que quiere proyectar en mi sobrina? Se lo dije una vez: “Sé la mujer que quieres que ella sea en el futuro, sé su ejemplo”. Desgraciadamente, no me puedo meter en su cabeza para quitar los pensamientos y emociones erróneas, ni tampoco sanar su autoestima o hacer que entienda que debe amarse ella primero para poder amar a otro y debe estar bien ella primero para poder cuidar de otro.

 

6

Una compañera de trabajo un día me dijo: “Pues con tus encantos lo puedes conseguir ¿no?” O sea que, ¿por ser guapa o arreglarme o tener un buen cuerpo o trabajar en la empresa en la que trabajo sólo puedo conseguir las cosas con mi físico y no con mi intelecto? Creo que si estoy donde estoy ha sido precísamente porque todo lo he conseguido a base de mi esfuerzo, eficiencia, desempeño, calidad en mi trabajo… Pero es triste que sean los hombres los que más noten mis capacidades. Hay mujeres que me barren con la mirada, muchas, y a pesar de haber demostrado mi eficiencia, es cierto que no tengo un puesto gerencial, pero eso no me hace menos capaz, sólo corrobora que a la empresa le queda aún un largo camino en cuanto a equidad de género se refiere.

 

 

EN RESUMEN….

Mujeres: Les pido de la manera más atenta que eliminemos lo siguiente:

  1. Creer que somos menos profesionales por menstruar.
  2. Ponernos el pie profesionalmente (ayudémonos a crecer mutuamente).
  3. Esa tendencia a no ser empáticas con las personas de nuestro propio género.
  4. El conformismo (si algo no te parece: dilo, y lucha por estar mejor, siempre buscando tu bienestar).
  5. Creer que valemos más por tener un hombre al lado o porque somos o no somos madres.
  6. Los insultos, ofensas, palabras ofensivas hacia nosotras.
  7. Hacer cosas por alguien más que por nosotras mismas (puedo hacer algo por mí, para compartirlo contigo, que es muy distinto).
  8. Necesitar, amar, procurar y proteger primero a alguien más (primero tú, incluso en las normas de seguridad de los aviones lo dicen: primero te colocas la máscara de oxígeno tú, luego se la colocas a los niños o alguien más).
  9. Echarnos la culpa por los comportamientos de otros o echarle la culpa a las demás de los comportamientos de otros (hombres sobre todo, pues en realidad, sólo tenemos control y dominio sobre nosotras mismas, y eso con trabajos).
  10. Seguir normas o tendencias de conducta (sé tú, como quieras, como seas feliz, pero sin dañar a nadie más).
  11. Basarnos en nuestro físico para juzgarnos mutuamente.
Comentarios
Gin Caballero
Amante del arte en todas sus facetas, noctámbula, cafeinómana, enamorada del amor, emocional, inteligente, lógica y valemadrista... Viviendo el aquí y el ahora...
Azul de luna

Amante del arte en todas sus facetas, noctámbula, cafeinómana, enamorada del amor, emocional, inteligente, lógica y valemadrista... Viviendo el aquí y el ahora...