Adiós Juanga


Este artículo se lee en: 2 minutos

Quien me conoce sabe que me encanta cantar, en mi casa, pero me encanta, desafinada, pero con sentimiento, jajaja. Amo aprenderme las letras de las canciones que me gustan para cantarlas a todo pulmón cuando me da la gana.

Desde niña ya daba señales de esto, mi mamá cuenta que ella se aprendió todas las canciones que nos enseñaban a mi hermana y a mi en el kinder, gracias a mi, porque obviamente cada canción se la cantaba en repetidas ocasiones todos los días.

Quería ser actriz o cantante, pero creo que mis papás nunca le pusieron atención a mi gusto por estas cosas, aunque fuera un tanto evidente, y pues nunca supe si era buena o no en esos asuntos. 

A temprana edad conocí a Juan Gabriel. No sé exactamente cuándo pero sí que a los 2 años ya me gustaba su canción “Querida”. Cuentan mis papás que a los 2 años y cachito, me llevaron de emergencia al hospital porque sufrí deshidratación. Estaban muy asustados y hasta llegaron a creer que no la contaba. Recuerdan clarito que yo, con carita desanimada y cuerpecito debilucho, de repente empecé a cantar “¡Queriidaaaaaaaa…!”. Aquella canción de Juanga que se hizo tan famosa en 1984, se volvió una de mis favoritas por lo que significó en esa etapa de mi vida. A la fecha me encanta que me cuenten esa anécdota y amo contarla cuando tengo oportunidad y la verdad quisiera recordar ese momento en el que enferma y toda la cosa tuve ánimo para cantarla.

Años después, solíamos ir en las vacaciones de mi papá a Ixtapa, pero hacíamos una escala para visitar a un tío de mi mamá en un pueblo de Guerrero llamado Papanoa. Recuerdo que mi papá al volante camino al pueblo cantaba a tono del Noa Noa “¡Vamos a Paaa pa noá, paa pa noá…”.

Fue así que Juan Gabriel, se hizo especial en mi vida, sus canciones me remitían a momentos inolvidables de mi infancia y, más tarde, a etapas de mi vida en las que he disfrutado mucho de cantarlo a todo pulmón, sobretodo esa hermosa canción de Abrázame Muy Fuerte, que para mi habla de disfrutar el amor a cada instante, vivir el momento, porque el tiempo no perdona y uno no sabe cuándo se le acaba esta experiencia llamada vida.

Adiós Juanga. Nos dejas pura cosa bonita que cantar, unas letras increíbles con las que echar la lágrima, levantar las copas y decirle a alguien especial lo que significa para nosotros cuando no sabemos cómo decirlo.

Gracias, el cielo será una fiesta de ahora en adelante 🙂

https://www.youtube.com/watch?v=_tNVEhSelH0

Comentarios
Val Flores

Amo los días soleados, sonreír y comer.

Soy adicta al chocolate, a buscar mi estrella en el cielo, a ver el conejo en la luna y a cocinar gorduras.

Creo firmemente que el amor es un estado del ser y, por tanto, contagioso. Soy muy feliz y diario agradezco mi tan fabulosa vida.


Amo los días soleados, sonreír y comer. Soy adicta al chocolate, a buscar mi estrella en el cielo, a ver el conejo en la luna y a cocinar gorduras. Creo firmemente que el amor es un estado del ser y, por tanto, contagioso. Soy muy feliz y diario agradezco mi tan fabulosa vida.