Adulto, no te creo nada


Este artículo se lee en: 1 minuto

Ayer, preguntaba a mis alumnos de la materia de Literatura qué sentían viendo El grito de Munch, inmediatamente respondieron: “miedo”, “angustia”, “terror”; sentimientos con los que están en contacto cotidianamente.  Sin embargo, me dijeron que ni El nacimiento de Venus de Boticelli, ni la Libertad guiando al pueblo de Delacroix les hacen sentir nada. (ni fé, ni vida, ni revolución, ni belleza, ni amor; n a d a) Viven en lo que consideran un país sin amor, sin empatía y sin esperanzas por lo que no identifican los sentimientos positivos, o bien, los callan.

Me helé y solo atiné a decirles: “mi compromiso es mostrarles cómo aún hay esperanza para el mundo”. Me vieron con cara de “no le creo nada” y de “a ver si es cierto”, y acepté el reto.

Trataré de hacerlo, pero la pregunta es, adultos, ¿Qué país les estamos dejando a los adolescentes que ni siquiera conocen qué significa la esperanza o lo bello? Algo estamos haciendo mal. Ayúdenme a mostrarles que aún pueden esperar algo bueno de este lugar, de este país, de SU país.

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer