¿Aflojar o no en la primera cita?


Este artículo se lee en: 2 minutos

¡Qué va a pensar de mí! ¡Creerá que lo hago con todos los tipos que conozco! Y si así fuera, ¿a quién le importa?

En pleno 2015, las mujeres seguimos siendo juzgadas por cómo nos vestimos, cómo nos comportamos y con cuántos nos hemos acostado. En una reunión de amigas, me dio pena decir mi número de acostones porque el promedio no pasa de 8.

La primera vez que salí con Carlos la pasamos de lujo, obviamente a mi me temblaban las piernitas porque lo que ya quería era arrancárle la ropa y tirarlo a la cama. Después de esa noche, comenzamos a salir un montón, teníamos la química sexual perfecta, pero definitivamente, había otras cosas: gustos, actitudes, ambiciones, que no teníamos en común y todo quedó como un, ay qué bonito cogíamos…

La química es la química y un ejemplo está en este par de escenarios:

Escenario 1: Digamos que  conociste al tipo en cuestión  por medio de Tinder, OkCupid, un bar a la antigüita o amigos en común, te gusta muchísimo, se citaron para tomar unos tragos, la química es perfecta y te propone ir a un lugar más “íntimo”. Aceptas, pasa lo que tiene qué pasar y:

En el mejor de los casos, la pasan de lujo, el tipo hace unas chambas increíbles, los besos son lo mejor y puedes decidir si lo quieres volver a ver o si se queda esa noche como un buen recuerdo.

En el segundo caso, al tipo le olían los pies, no hizo lo que tenía qué hacer, te frustras, arrepientes y no lo vuelves a ver. (No tuviste qué involucrarte sentimentalmente, gastando energía mandando cartitas… puedes evitarte taaaanto.)

En el tercer caso, todo es fenomenal pero ¡oh! el tipo no volvió a contestar tus llamadas y tú te quedas en ¿¡Qué hice maaaaal!?

Escenario 2: Digamos que  conociste al tipo en cuestión  por medio de Tinder, OkCupid, un bar a la antigüita o amigos en común, te gusta muchísimo, se citaron para tomar unos tragos, la química es perfecta y te propone ir a un lugar más “íntimo”. Le dices que prefieres irte a tu casa “porque estás muy cansada” y que mejor no.

Deciden salir más seguido, la química sigue siendo perfecta y de pronto, trás, están compartiendo colchón y besos llenos de lujuria.

Pueden pasarla increíble, se complementan perfecto y pum, de pronto ya estás en una relación con alguien a quien no le aflojaste la primera noche y todo es perfecto en los estándares actuales.

En el segundo caso el tipo, después de varias salidas en donde la pasaron perfecto, cogen y decide no volver a contactarte, aquí es donde te quedas con cara de ¡¿Qué hice maaaal!? Porque quieras o no, después de tantas salidas y compartir cosas, involucraste afecto, intenciones, planes, etcéteras con la persona en cuestión.

En resúmen y a final de cuentas, si alguno de los dos va a sacar el cobre lo sacará, así hayas tenido relaciones con él la primera noche o te hayas esperado 5 citas o 10 meses.

Así que mientras más pronto y tú quieras, mejor.

 

Comentarios
Ana Misnky
Mexicana de padre francés y madre mexicana, adicta a viajar, conocer, probar, sentir.
Etiquetas: ,

Mexicana de padre francés y madre mexicana, adicta a viajar, conocer, probar, sentir.