Alguien que me motive a ser mejor… no peor


Este artículo se lee en: 5 minutos

Te has puesto a pensar ¿cómo te sientes con esa persona a la que quieres? y ¿cómo te ha hecho cambiar? Y no hablo de las mariposas en el estómago, las palpitaciones aceleradas del corazón y todos esos síntomas de enamoramiento, sino a tu verdadero interior, a tu espiritualidad… ¿Te hace sentir paz o ansiedad?, ¿Te hace ser mejor o peor?, ¿Te hace convivir más con los demás y te anima a hacer mejores cosas?, ¿Te hace respetar tus valores y te motiva?

¿Recuerdas la película de ‘Hancock’? En ella, Will Smith es un superhéroe o ‘antihéroe’ muy problemático, que causa más mal que bien, y la mayoría de sus problemas surgen porque no tiene memoria. Al recordar sus orígenes, resulta ser que él es pareja de Charlize Theron, quien ya tiene una nueva familia y esposo. Ella le explica que ellos están destinados a encontrarse una y otra vez, pues su fuerza de atracción es inmensa, pero cada vez que están juntos pierden sus súperpoderes, surgen los problemas y están a punto de morir hasta que se alejan de nuevo. El estar juntos los hace débiles y para el personaje de Charlize, el estar con su nuevo esposo ‘Ray’, la hace una mejor persona, incluso también éste mismo saca lo mejor de ‘Hancock’ y lo convierte en un héroe de verdad.

En otro ejemplo, cuando Susana Zabaleta presentó su disco ‘La sensatez y la cordura’, las preguntas mordaces de la prensa sobre su estatus sentimental no se hicieron esperar, ya que acababa de separarse de su esposo. Ella recordó el filme antes mencionado: “¿Se acuerdan de la película de ‘Hancock’? Se amaban mucho, pero eran más exitosos separados”, explicó.

Por otro lado, en otra cinta, ‘The Adjustment bureau’ (‘Destino oculto’), Matt Damon lucha por cumplir su ‘libre alberío’ de estar junto a la mujer que ama, aunque unos ‘agentes’, que buscan hacerlo cumplir su destino a como de lugar, están dispuestos a separarlos sin importar nada. Uno de ellos le explica a ‘David’, personaje de Damon, que él está destinado a ser presidente de los Estados Unidos y ella a ser una coreógrafa de fama internacional, pero juntos jamás lo lograrían, pues, por su lado, él requiere de aquélla necesidad de estar con la gente, misma que con ella no posee, pues cuando está con ‘Elise’, no necesita nada ni a nadie más; y ella dejará truncar sus sueños por estar con alguien como él.

Esto me hace pensar que, cuando estamos en pareja hay muchas cosas que no hacemos, que dejamos de hacer o que frenan nuestro desarrollo personal. Es muy fácil encontrar casos de mujeres que hicieron su carrera, maestría o se superaron profesionalmente después de una separación, ruptura o divorcio. Hay momentos en que la atención se basa tanto en la pareja que la persona en sí se olvida de uno mismo.

Creo que es por eso que cuando tengo una pareja, la quiero respetando nuestros espacios.

Cuando estoy enamorada, esa persona me motiva a sentirme, verme y ser mejor; a sonreír, a esforzarme más; a decir verdad, tengo más ganas de hacer las cosas, conocer lugares, ir a eventos, instruirme, aprender, hacer ejercicio, leer, investigar más a fondo las cosas, conocer gente, ser mejor en el trabajo, encontrar motivos para sorprenderlo, formar momentos de calidad, vivir cosas nuevas, crecer espiritualmente, fortalecer no sólo los lazos con él, sino con todas mis relaciones interpersonales, donde también me hago valer más.

Encontrar a alguien que te haga sentir feliz y en paz, que te alegre tu día o tu noche, a quien quieras escuchar y siempre te saque una sonrisa, creo que es algo muy difícil de encontrar, sobre todo que sea recíproco.

El ser mejores personas debería ser uno de los objetivos fundamentales de cada relación humana que tengamos y el ser felices y hacerse felices mutuamente, también. Estar juntos para lograr algo bueno, para crecer y ser la mejor versión de nosotros mismos.

Amarnos para poder amar y ser felices por nosotros mismos para sólo multiplicar el sentimiento con una pareja.

Sin saberlo, te das cuenta y empiezas a aceptar y querer a esa persona, con sus cualidades y defectos, descubriendo ambos los propios, y de repente es cuando te enteras de que encontraste a una persona que te aporta inspiración y motivación diaria. Con quien vives el momento, pero también piensas en un futuro (a corto o largo plazo, no importa), con los pies plantados sobre la tierra. A quien quieres seguir conociendo en varios contextos y lugares, escuchando, sintiendo… Y te das cuenta de que cada uno de tus pasos te han llevado a ella.

¡Claro! Somos seres humanos, no todo es miel sobre hojuelas, pero sí existen personas que entienden tus defectos o no, pero los asimilan y los aceptan y aún así te quieren. Porque, siendo honestos, habrá cosas que podamos cambiar, como el carácter, pero no el temperamento que ya traemos impreso en nuestro ser.

Existe también la otra cara de la moneda, donde descubres parejas que aún estando por casarse y diciendo amarse, se la viven peleando, se ven a diario o hasta trabajan y hacen todos juntos, sin tener espacio para cada uno de ellos individualmente; que se arman escenas de celos a la menor provocación… Y entonces pienso: ¡qué bueno que soy soltera y soy feliz y tengo lo que tengo o lo que no tengo!

Justo fui a ver una película súper dominguera llamada ‘Ella es Ramona’, que habla de una gordita que durante toda su vida ha sido buleada por su hermana y la mejor amiga de ésta, guapas y delgadas, quienes al crecer le presumen que ellas sí tienen marido y son muy felices, cuando ella ni a novio llega. Para no hacer la historia más larga, la hermana tiene un matrimonio con un hombre ausente que se consigue otra mujer y la deja; la amiga de la hermana sufre de cáncer y casi no ve a su marido, que es mayor que ella, debido al trabajo; mientras que la ‘gordita’, con el dinero de su liquidación de un buen trabajo, pone un negocio de galletas que ella misma hornea y vive un feliz y apasionado romance con su vecino, que es modelo, anda con una anoréxica y se enamora de sus galletas. Sí, es cierto, ella no tiene novio, esposo o hijos, pero es feliz como es y se siente aún más motivada por su ‘modelito’, quien es el primero que apoya su idea de poner su negocio, aunque no tienen muchas cosas en común.

Eso es lo que deseo, no un novio, ni un esposo con quien esté peleando siempre o con quien tenga más días malos que buenos, con quien no ría, no baile, no me sienta en paz… Tal vez no deba escribirlo, pero en este momento de mi vida, existe alguien que me ha devuelto las ganas de pensar en mí misma, de hacer lo que me gusta, me acerca a los demás, me motiva, me inspira, me hace analizar y buscar lo mejor para mí. Estoy aprendiendo y aprendiéndolo y me siento bien con eso hoy, no digo que me encante la situación, y no sé qué pase mañana, pero con el hoy me basta, porque así de bien de siento; porque sino llama estaré bien, aunque si llama estaré mejor. Y tal vez desaparezca unos días, un tiempo, y yo seguiré bien, confío en esto, y en que si se termina todo irá igual de bien.

Eso es lo que deseo para mí, para mis seres queridos y para todos… Que si tienen una relación, ésta los motive a ser mejores con ustedes mismos y no a sacar su peor versión.

 

Comentarios
Gin Caballero
Amante del arte en todas sus facetas, noctámbula, cafeinómana, enamorada del amor, emocional, inteligente, lógica y valemadrista... Viviendo el aquí y el ahora...
Azul de luna

Amante del arte en todas sus facetas, noctámbula, cafeinómana, enamorada del amor, emocional, inteligente, lógica y valemadrista... Viviendo el aquí y el ahora...

Tal vez te gustaría leer