Amor después del internet


Este artículo se lee en: 4 minutos

Ya hemos escuchado y leído sobre el como las redes sociales han llegado a destruir amores. Yo no vengo a hablarles de eso porque creo firmemente en que si una relación es destruida por una red social, sólo es culpa de los celos, inseguridades y pasadez de verga de alguna de las dos partes.

Lo que vengo a contarles es del “¿Qué pasa cuando terminas una relación en tiempo de redes sociales?”

El terminar una relación ya no es como antes, implica una responsabilidad social un poco más grande que simplemente hablarle a tu mejor amiga y chillarle por teléfono que cortaste con tu novio. Ahora tenemos, dependiendo de tu número de amigos en FB o seguidores de Twitter, cientos de testigo alimentándose del morbo de tu corazón roto.

Estas personas siguieron tu relación desde la primera foto que subiste y comentaron en ella lo bonitos que se veían juntos. Fueron testigos de esos tuits tan llenos de miel que le dedicabas al aire o arrobandolo sin pena. Fueron testigos de tu primera pelea (si es que eres de esas con el mal gusto de ventilar toda tu vida en FB) y de como se reconciliaron con un ramo de rosas.

Estas mismas personas te van a ver caer y aquí es cuando te vas a preguntar por qué chingados decidiste hacer tu relación amorosa tan pública. Claro, para eso son tu redes sociales pero si lo piensan detenidamente, no creo que ventilar tanto tu vida sean TAN buena idea al final.

Llegará ese día en el que pases de “in a relationship” a “single” y ahí es donde el chisme corre como dinamita y te empiezan a llegar mensajes preguntandote qué fue lo que pasó. Y si no es así, al menos te puedo asegurar que vas a ser el chisme del día.

Se los digo porque pasé por eso hace unos cuantos meses y saben qué, es horrible.

Como lo decía, al final es algo que hacemos de manera natural. Estamos felices con nuestra relación y quieres subir fotos, escribir cosas padres y postearle canciones de amor. El problema viene cuando terminas con esta persona y te encuentras con que tienes que borrar 2 años de fotos y comentarios en tu FB.

Si de por sí es  muy difícil lidiar con tus emociones después del rompimiento, ahora imagínense tener que ir foto por foto, borrándola y no llorar en el intento. Pareciera que lo mejor en esta situación sería definitivamente borrar tu cuenta de FB y abrir una nueva.

Ahora, no sólo es esto, tu sufrimiento es un show público. Siempre intento alejarme de las redes sociales en estos momentos porque me choca caer en el juego de escribir cosas ardidas. Creo que a nadie le debe incumbir el hecho de que estoy total y completamente destrozada, aparte de que se ven super mal echandose su “pity party”.

Agárrense los ovarios y sufran para ustedes, no para causar lástima a los demás o a su ex que seguramente ni las está leyendo. Así que ni se molesten en dejarle esos tuits lastimeros.

Créanme, los hombres odian eso y por escribir cosas como “Donde una potra pone la huella, no hay burra que lo borre” no va a llegar su ex y decir “Ella sí era un mujerón. Creo que debería hablarle para pedirle que regrese conmigo”.

Acéptenlo, su vida es un desastre en ese momento. Lo es tanto que necesitan convencerse a si mismas escribiendo que todo es hermoso y frases de empoderamiento femenino para ver si de alguna manera se la creen (El tema de las “viejas cabronas” va para otro post).

La peor parte en esta cuestión de rompimiento en tiempos de redes sociales, es el famoso “Él avanzo más rápido que yo”.

Antes, cuando tu ex ya empezaba a salir con alguien pues pocas veces te enterabas de inmediato y muchos de tus amigos no lo sabían hasta que lo veían en una fiesta o en la calle. Ahora, una foto puede hacer que cientos de personas se enteren de que tu ex ya tiene novia nueva, menos tú. Porque pues obvio no estas metida viendo su instagram… ¿verdad?

Esta situación es como humillación en plaza pública y muchas mujeres al encontrarse en este momento, optan por intentar mantener el ego y la dignidad intacta al escribir cosas como “nunca pensé querer a alguien así” o inventarse un amante imaginario para no quedarse atrás. Sí, es patético pero no hay nada peor que golpear el ego de una mujer despechada.

Las redes sociales son parte del nuevo “qué dirán” y claro, como nos empeñamos en mantener una imagen de pulcritud y felicidad, es que nos preocupa tanto tener testigos de nuestras caídas e imperfecciones.

Para poder evitar todo lo mencionado, pueden hacer lo siguiente:

– No poner un “relationship status” en Facebook. Qué nos importa, mientras tu estés feliz nadie más debe saber con quien andas.

– No llenar tus albumes con fotos de tu pareja. Mejor vete un día al centro o a Coyoacán a tomar muchas fotos y esas sí las subes a tu Instagram.

– No tuitear cada momento con él. A nadie nos importa que estés con “el novio” haciendo origami en domingo, a menos de que estemos invitados.

– No hacer esto:

tumblr_mvuta4tgYR1szkmeyo1_1280

– Mucho menos esto:

tumblr_mvx1u7wt0T1szkmeyo1_1280

Propongo retomar la bella tradición de vivir las cosas para nosotros mismos y no para ver cuantos likes nos ganamos.

Comentarios
Priscila Hazard-Sánchez
Editora de video, terca, intensa y apasionada que gusta de escribir sin miedo a que terceras personas se ofendan. Me gusta viajar, escuchar toda la música que me sea posible, conocer gente nueva y leer cosas inútiles en internet.

Llevo tatuado en el brazo la frase “Fingers Crossed” porque creo y confío en mi buena suerte.

PUNK ROCK FO’EVA!
Etiquetas: , ,
Pecora

Editora de video, terca, intensa y apasionada que gusta de escribir sin miedo a que terceras personas se ofendan. Me gusta viajar, escuchar toda la música que me sea posible, conocer gente nueva y leer cosas inútiles en internet. Llevo tatuado en el brazo la frase “Fingers Crossed” porque creo y confío en mi buena suerte. PUNK ROCK FO’EVA!