All posts by Mercedes Alvarado

Neurosis #12


Este artículo se lee en: 1 minutoSoy neurótica, sí. Me encabrono, no sorporto miles de cosas. Bueno, no es que sean miles, son más bien las miles de oportunidades en que las cosas (no muchas) que desatan mi neurosis pueden aparecer, repetirse, dar la vuelta y volver a suceder. Como si, de alguna manera, el universo se burlara frente a mi

Mr. Math


Este artículo se lee en: 1 minutoSólo se me enfrían los pies cuando estoy triste, dijo el matemático. Estaban en la cama y la luz ya entraba por los extremos de las persianas. Fuera andaban las bicicletas por Reforma, y los marchistas, y paseaban los coreanos a sus hijos en carreolas de cinco ruedas con las gorras puestas para evitar el

8 Cosas que aprendí de mi abuela y que nadie podría haberme enseñado mejor


Este artículo se lee en: 3 minutos1. Siempre guarda algo para ti; siempre compártelo.  En el clóset, en un cajón, en las puertitas de la credenza: mi abuela siempre tiene guardada una caja de sus chocolates favoritos, una de los dulces que le compraba el abuelo y alguna más de galletas o caramelos que alguien le regaló. No las deja encima

Ciudades que abrazan


Este artículo se lee en: 2 minutosAlgunas ciudades fueron hechas para vivirse, con sus amplias calles, sus múltiples servicios, su tener todo tan cerca, tan a la mano. Son monstruos del modernismo y la comodidad, que nos ofrecen toda su complejidad para solucionar, eficazmente, nuestras prioridades diarias. Algunas otras ciudades, más pequeñas en tamaño y población, se han desarrollado para vivirnos.

Un verbo sin conjugar


Este artículo se lee en: 1 minuto¿Cuántas lágrimas son necesarias para decir un adiós completo? Más allá de las distancias físicas o geográficas, en el territorio de lo intangible, decir adiós es un acto detestable que no termina nunca de completarse. No sabemos decir adiós, es cierto. Llenamos la casa de memorias: guardamos libros, canciones, tickets de algún viaje, fotografías… Sobre

Reapre(h)endiendo la ciudad


Este artículo se lee en: 2 minutosEn mi cuadra de 160 metros hay 3 edificios nuevos y uno en construcción. La última vez que cargué cajas y maletas en ésta acera había en la esquina un estacionamiento privado que permitía la vista de la casa vieja, una de las del siglo pasado, con la fachada en piedra gris y los arcos

Ésto también.


Este artículo se lee en: 1 minutoLas macetas compradas en un día larguísimo en Xochimilco; las matas de fresas que retoñan desde la primavera -cuatro o cinco piezas por semana- y que son suficiente para el desayuno doble de los sábados; la franja de sol que cae sobre al patio, pegadita a la barda color de azul donde colgué los pájaros

Quiero un bolillo con migajón (Diarios del gastroexilio)


Este artículo se lee en: 2 minutosDe ésas que una está tan tranquila, browseando sin mayor expectativa mientras termina de pensar si es mejor idea servir patas de pollo con mole y arroz rojo, o unas tortas de cochinita… porque, claro, la logística de una fiesta mexicanísima es siempre un reto profesional cuando pa conseguir un bolillo decente, blanco y con migajón

¿Igualdad? No, gracias.


Este artículo se lee en: 3 minutos¿Igualdad? Gracias, pero no, gracias. Este año me invitaron –otra vez– a leer ‘poesía de mujer’. Y tuve que decir –otra vez– que yo no hago ‘poesía de mujer’ porque no sé qué es eso. Que hago –o más correctamente: intento hacer– poesía y textos que hablen de una individua que bien podría ser un

Puentes que (no) son


Este artículo se lee en: 1 minutoAl final del Bósforo, tras haber recorrido en barco ése estrecho que divide Europa de Asia, habiendo ido del Mar Mármara hacia el Negro, llegué a un puente que no tenía medio. Tenía principio y final, pero no medio. Es decir, uno podía empezar a irse, pero nunca irse del todo. O bien podía empezar

‘Todavía’, del verbo ‘sigoaquí’.


Este artículo se lee en: 1 minuto“I’ll love you until it snows red roses, and rains red wine…” Lady Hardanger   Todavía quedan hojas en los árboles. Todavía tengo una botella de mezcal. Todavía tengo 3 libros por leer, en español.   Todavía puedo caminar con un abrigo y un solo suéter, a las 3 am. Todavía estamos todos en la ciudad. Todavía no hay

¿En qué se piensa al matar?


Este artículo se lee en: 2 minutosEn 1981  Herlinde Koelbl fotografió una figura de metal que se había usado como objetivo para una práctica de tiro.   Pasaron 25 años y siguió haciéndose la misma pregunta. ¿a qué le disparan los soldados, cuando entrenan disparando?     Cualquiera con una televisión ha visto los “objetivos” (“targets”) de papel, o metal, que se

Hay que escupirle en la cara a la distancia.


Este artículo se lee en: 2 minutos“Habría que bailar ese danzon que tocan en el cabaret de abajo…” J. Sabines.    Hace un par de días C. republicó una de ésas “memorias” que el señor caralibro nos restrega en la cara. Resultó -al menos ésta vez- en una memoria bien afortunada, de alguna noche de octubre hace ocho años, cuando coincidimos