¿Cómo es vivir en el Centro de la Ciudad de México?


Este artículo se lee en: 3 minutos

Cuando las personas nos preguntan dónde vivimos, nos es casi imposible ignorar sus caras de sorpresa, curiosidad o terror.

Así se ve el cielo cuando me toca subir a tender ropa :)

Así se ve el cielo cuando me toca subir a tender ropa 🙂

Abundan los comentarios negativos: que si el Centro está muy sucio, que si es muy peligroso o extremadamente conflictivo. Hay otras personas más amables que nos comparten sus sueños de vivir aquí. Parece ser que el Centro Histórico es un lugar para amar o para odiar.

Por lo anterior, me pareció pertinente escribir sobre lo que significa vivir aquí, en el corazón de Mexiquito.

Las calles de Regina se han convertido en museos cotidianos y marcos perfectos para el Street Art.

Las calles de Regina se han convertido en museos cotidianos y marcos perfectos para el Street Art.

Vivir en el Centro es actividad inagotable. Todo el tiempo hay gente; ya sean las 9 o las 3 de la mañana, habrá personas y negocios (de todo tipo) abiertos para recibirte y saciar tus ganas de lo que sea que necesites.

Vivir en el Centro es cohabitar con hobbos, extranjeros, mexicanos malinchistas y nacionalistas, gente pobre y gente muy rica. Las calles del barrio son el escenario perfecto para analizar los contrastes tangibles de la economía y sociedad mexicana.

En el Centro respiras lo más bello y lo más grotesco que México puede ofrecer. Aquí se concentran las ideologías y energías de millones de personas que compartimos nacionalidad, ya sea por casualidad o decisión personal.

A la gente que viene al Centro le gusta bailar afuera del Munal.

A la gente que viene al Centro le gusta bailar afuera del Munal.

Vivir en el Centro es beberte entera la historia de México y del mundo. Es una experiencia atolondradora a veces… hay tanto que hacer y tanto que ver que un día, tal vez una vida, no baste.

Vivir en el Centro es tener vecinos indígenas que gritonean en su idioma desde la mañana hasta la puesta del Sol. Es la familia Panda, que vive toda en un cuartito de 2 recámaras y siempre tiene una sonrisa pegada al buenos días.

Vivir en el Centro es una fuente inagotable de aprendizaje y conciencia. Vivir en el Centro te hace humilde y te hace agradecer que te encuentras en el ombligo del Universo. Es una experiencia que sacia tus anhelos en niveles que no comprendes hasta que sales y deseas volver.

Sí, nos han asaltado (una vez, para ser exactos) y sí, hemos visto cosas desagradables pero la verdad es que han sido la excepción de la regla porque entre tanta riqueza, el negrito en el arroz es un punto diminuto dentro del infinito.

Amamos vivir en el Centro porque nos ha cobijado y nos ha hecho parte de su cotidiano. Hemos comprendido que vivir en el Centro es vivirte como ser humano y no lo cambiaríamos por nada. Es una confrontación constante con lo que fuiste, lo que eres y lo que aspiras ser. Vivir en el Centro es el sueño mexicano vuelto realidad.

Centrito precioso, gracias por ser nuestro hogar <3

Centrito precioso, gracias por ser nuestro hogar <3

 

Comentarios
Jádisha Déciga
Psicoterapeuta humanista.
Fan de las cosas bonitas, de todas ellas.
Jádisha

Psicoterapeuta humanista. Fan de las cosas bonitas, de todas ellas.

Tal vez te gustaría leer