Cómo romper un corazón.


Este artículo se lee en: 1 minuto

Se necesita una sonrisa, más bien dos. Las dejaremos a fuego lento.

Una mirada de esas que desarma, de las que te roba el aliento o en realidad te lo devuelve porque hasta entonces no habías estado viviendo.

Ocuparemos también un suspiro, uno largo y lento.

Agregaremos una cucharita de ilusión y una pizca de deseo. Vamos a mezclarlo todo con un cita y un café. Cuando la velada vaya a llegar a su final, apagaremos una de las sonrisas y la dejaremos reposar.

En este punto agregaremos un “Necesito tiempo” seguido de un “Eres el amor de mi vida, te voy a esperar”.

Vamos a dejar que nuestro batidillo se enfríe lo suficiente como para no quemarnos al quererlo tocar.

Como detalle final, agregaremos tres tazas de recuerdos, doscientos gramos de reproches y una infidelidad. No es necesario mezclar. Ponga todo en una carta y quémela a la orilla del mar.

Puede agregar alcohol al gusto.

Comentarios
lo que pensamos
Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador.

Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen.

@_loquepensamos

Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador. Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen. @_loquepensamos

Tal vez te gustaría leer