Cómo vivir con acrofobia y no morir en las alturas.


Este artículo se lee en: 3 minutos

Llevo muchos años combatiendo este terror, no sé si exista una manera medible o grados de acrofobia, pero digamos que de sólo ver videos de gente escalando o tomándose selfies en la torre más alta, me comienzan a sudar las manos, a palpitar el corazón.

Sin embargo, no me he limitado en llevar a cabo diferentes actividades, me preparé mentalmente para subirme a la tirolesa y dejarme caer, lo mismo hice cuando tuve que tomar un avión y así sucesivamente.

He podido vivir con mi miedo a las alturas y de alguna forma trato de superarlo cuando se presenta la oportunidad, por eso cuando el fin de semana me propusieron subir al Pico del Águila*, no lo pensé mucho y dije sí.

Ni siquiera recordaba lo mal que podría ponerme, simplemente comencé la caminata y no fue hasta algunos metros antes de llegar a la cima que, acompañado de los problemas físicos que provoca el cambio de altura, comencé a sentirlo, el mareo, los temblores, la fatiga, la falta de aire, la garganta cerrándose. No podía respirar.

Tuve que parar, sentarme, poner la cabeza entre las piernas y respirar lentamente, el ahogo me hizo llorar un poco y con la chilladera, pude volver a respirar y terminar el ascenso.

7 horas después me encontraba de nuevo en tierra, comiendo y recuperándome y comencé a pensar lo mucho que uno puede reflexionar cuando se presenta un reto, lo mucho que la vida misma se parece al ascenso de una montaña. Y planteé ciertos puntos que espero, nos ayuden a superar los miedos.

  1. Pánico. Estar arriba (más allá de los planteamientos médicos), es un miedo que a mí si me puede mucho, no me gusta estar en un punto donde todos me vean, me gusta pasar desapercibida, por eso estar en lo más alto, me da pánico, tal vez si me dejo de tantas telarañas, podré aceptar que merezco triunfar y que no va a pasar nada malo por querer ser mejor.

 

  1. Las caídas. Durante el descenso, el miedo a darme en la madre me rodeaba constantemente, estaba extremadamente tensa y por supuesto que me caí pero invariablemente pensaba que si me volvía a caer iba a ser más fuerte y más doloroso ¿por qué pensamos eso? ¿por qué creer que si fallas una vez, la siguiente vez que lo hagas va a ser mucho más doloroso y feo? Digo igual y sí la cagas pero no necesariamente tiene que ser peor. Y sobre todo por qué el miedo a caer, pues te paras y ya ¡no pasa nada!

 

  1. Ir al último. Todo el recorrido (a excepción del cierre) fui la última del grupo, no soportaba la idea de pensar que había alguien atrás de mí y que por mí, esa persona se estaba retrasando. Me sentía culpable y así pasa en la vida, preferimos ayudar a los demás a que salgan adelante y nosotros quedarnos detrás, muchas veces preferimos sacrificarnos y que todos sean felices y uno, al último.

 

  1. Complicaciones. Venía tan tensa pensando en no caerme y viendo el camino que no veía por donde se iban mis compañeros y no seguía sus pasos, entonces a mi me costaba más porque agarraba otras rutas y todo por el miedo y la necesidad insana de ir viendo por dónde piso. Y así he sido toda mi existencia sobre analizo todo lo que voy a hacer y al final a veces sólo tienes que dejarte llevar.

 

  1. Derrota. En el momento del ataque de pánico que me dio, estaba cansada ya no podía más y de mi boca solo salían esas palabras: “basta, me rindo, sigan sin mi, ya no puedo, no doy para más”. Al final lo hice, lo terminé pero pude haberme evitado el proceso negativo.

 

Al final me di cuenta que al menos para mi, ese día fue muy revelador de mis temores, de lo que ahorita me encuentro afrontando y de que al final, por muy cabrón que esté el camino, por mucho que me duela y me canse, lo voy a terminar porque soy más fuerte de lo que creo, me subestimo demasiado; Como todo lo que nos pasa, encontramos una forma de solucionarlo y pasar a través de ello. Aprendí también, que no está mal cansarse y tomar un respiro, que recibir ayuda de quienes te quieren no es malo, que fracasar es parte de la vida y por supuesto que la cosa mejora y al final te sientes realizado. Algunas veces ganas, unas pierdes y muchas más, no te queda otra que esperar a que las cosas se resuelvan, porque simplemente ya no está en tus manos.

Muchas gracias a mis compañeros Juan, Vianey y Ale por las porras, la paciencia y el amor.

 

la foto

 

*El Pico del Águila es la parte más alta del D.F. (México) ubicado a 3,397 msnm.

Comentarios
Zava

I little bit of drama a lot of love to give, advertising lady, writer and pet lover, enjoying life since 1983.


Etiquetas: , , , ,

I little bit of drama a lot of love to give, advertising lady, writer and pet lover, enjoying life since 1983.