¡Cuidado con la quitamaridos!… ¿en serio? ¿todavía?


Este artículo se lee en: 2 minutos

No es broma. El día de ayer, colocaron una lona a la vuelta de la escuela en que trabajo con la foto de una joven y la leyenda: “Cuidado, le gusta meterse con casados”.

¿Lo más triste? En cuanto entré a la escuela, una de las administrativas me lleva (literalmente) del brazo hacia la calle para enseñarme la “bonita” denuncia. Yo estaba en shock.

Cuando regresamos a la sala de profesores, la discusión no era sobre la falta de vergüenza de quien puso el letrero, si no “ah, qué maldita arrastrada que anda con casados”.

Aunque soy la nuevapasiones cuadro de la escuela, no pude contenerme y solo atiné a decir: “Primero, ¿cómo sabemos que efectivamente el marido de la loca que puso la manta sí anda con la chavita? En segundo, ¿no debería arreglarlo con el marido en lugar de culpar -públicamente- solo a la “quitamaridos”?

Obvio, no les gustó mi comentario a la mayoría, solo una estuvo de acuerdo conmigo; otra, se aventó a decir: “Si se atrevió a hacer una manta es porque sabe que es verdad”

WTF???!!!-

Respondí: “Es como en cuando alguien publica una foto en las redes sociales y dice ‘tal persona es una ratera o es un ladrón, tengan cuidado’, ¿cómo podemos saber que es real lo que dicen?, esas cosas no hay que “compartirlas” porque nunca tenemos forma de comprobarlo. Luego de mi comentario, una dijo: “¡¡¡Con razón le pone el cuerno a la esposa, si está loca!!!”.

Me causó bastante malestar que en un espacio lleno de mujeres se pusieran a hacer conjeturas sobre una estúpida lona en la calle y de cómo “seguramente” esa “quitamaridos” merece ser exhibida. O bien, pobre del marido que tiene que aguantar a una esposa loca que, entonces, merece ser “engañada”.

¿Neta?¿Seguimos culpando a las mujeres de la infidelidades del esposo de alguna? ¿De verdad seguimos armando telenovelas de cosas que no nos constan ni nos importan? ¿Cómo ayudaremos a erradicar el machismo si nosotras, docentes además, seguimos fomentándolo?

Finalmente, para concluir mi participación en el chismarajo con mis colegas, opté por decirles, burlonamente, algo como “amarren a sus esposos -como perritos- para que la quitamaridos no se los vaya a engatuzar”… se rieron, pero no les gustó mi sarcasmo.

Ojalá antes de regar un chisme o compartir una información así en redes sociales o fuera de ellas, lo analicemos bien y optemos por no meternos en lo que no nos importa. Ojalá. Y dejemos de culpar a las mujeres por las infidelidades masculinas. Ojalá, también.

Me siento mal por no haber quitado la manta como un acto de protesta. Me da pena ajena que exista eso ahí afuera. Neta.

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.


Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.