Cuidar a tu perro viejo


Este artículo se lee en: 5 minutos
Yukón dormido

Labrador viejito

Los perros envejecen más rápido que la personas, por lo que es muy probable, que si cuidas bien a tu peludo, te toque acompañarlo en sus años de vejez. Las razas pequeñas tienden a envejecer más lento, se les considera de tercera edad a partir de los 11-13. Mientras que a las razas gigantes ya se les toma como seniors desde los 6-7.

Yo tengo un labrador de 15 años y he tenido la oportunidad de observar de cerca los cambios que ha pasado en los últimos años.

Y si de algo te sirve, te dejo los 9 consejos para cuidar a tu perro viejito:

1) Visitas al Veterinario

Esto tal vez te suene muy obvio, pero no lo es. Las mascotas mayores tienen más propensión a enfermedades cardíacas, hepáticas y al cáncer. También pueden padecer artritis y en general tienen las defensas más bajas.Siempre es mejor prevenir que lamentar. Lo recomendable es una visita al año, que incluya exámenes de sangre y revisiones minuciosas. Cualquier cambio repentino en la conducta o hábitos de tu perro puede ser una señal de alarma. No lo dejes pasar. Consulta a tu veterinario sobre los planes de vacunación para perros mayores.

2) Alimentación especial

Los perros mayores tienen necesidades distintas, sobre todo si padecen de alguna enfermedad en los riñones o corazón. Algunas marcas de comida para perro, tienen productos especiales. Yo, en particular, no compro este tipo de alimentos. Son muy caros, así que busqué junto con mi veterinario algunas alternativas. Para el caso de mi perro, que tiene problemas de cadera, la solución fue añadir a su dieta algunos complementos, como glucosamina, vitamina E y Ginkgo-biloba; además de algunas verduras como chayote y brócoli.
El algunos casos también se recomienda que en vez de dejar el plato con comida todo el día o servir una sola vez, se separe en varias comidas más pequeñas.
También tuve que reducir las “probaditas” de comida que compartía con él, ya que los perros mayores tienen al sobrepeso, lo que me lleva al siguiente punto.

3) Control de peso

A la mayoría de los perros les encanta comer. Pero como dueños responsables, tenemos que tomar en cuenta que su nivel de actividad disminuye y la necesidad de calorías que necesitan es considerablemente menor que cuando eran jóvenes. La obesidad puede llevar a más problemas de articulaciones, diabetes, problemas en la piel, en vías urinarias, entre otros.
La pérdida de peso es igual de peligrosa. Problemas dentales y de encías, pueden llegar a complicarse bastante.
Busca con tu veterinario la mejor manera de tener a tu perro en forma y con un peso estable.

4) Actividad física

Como ya había mencionado, hay una notable disminución en la actividad de los perros viejitos. El ejercicio es necesario para una correcta digestión y salud cardiovascular. No pretendas que juegue con la misma intensidad de antes y no hagas que se agite mucho, pero motívalo a mantenerse en movimiento.
Eventualmente, si tu perro tiene artritis o algún problema similiar, le costará trabajo caminar o mantenerse de pie. Evita que use escaleras y mantén su agua y comida cerca.
Aquí quisiera mencionar también el cuidado de sus uñas. Cuando la actividad física disminuye, las uñas se desgastan menos. Es importante mantenerlas de buen tamaño, de lo contrario, pueden deformar los dedos o incluso enterrarse, lo que dificulta mucho más su movilidad.

5) Cuidado dental

Los perros rara vez tienen caries como nosotros, lo que ocurre es que acumulan sarro a lo largo de la línea de la encía, lo que eventualmente les provoca gingivitis, infecciones en encías y eventualmente la pérdida de los dientes. Puedes mantener en buen estado sus dientes cepillándolos (hay pastas y cepillos especiales, no lo hagas nunca con pasta de dientes para humanos, ya que irrita su estómago) o con juguetes especiales para masticar. Si su aliento es muy fuerte, considera una opción llevarlo a una limpieza dental profesional con el veterinario. Toma en cuenta que tienen que antestesiarlo para esto, por lo que siempre será mejor prevenir.

6) Cambios en el comportamiento

Juguete de perro

Cuando le dije hamburguesa, el se imaginaba otra cosa

Un perro mayor está menos receptivo al cambio; y eventos como mudanzas o la adopción de otra mascota, pueden causar episodios de ansiedad. Considera esto antes de hacer cualquier cambio en su rutina o ambiente.
Igual que en los humanos, los perros pueden volverse seniles o presentar problemas similares a los del Alzheimer. Pueden olvidar su entrenamiento casero, perder el control de esfínteres, estar desorientados o cambiar su humor.
Ten paciencia con tu mascota, hay cosas que ya no puede evitar por más que lo regañes. Visita al veterinario, ya que podría darte algún medicamento o recomendaciones para controlar estos cambios.
En mi experiencia, no dejo que mi perro se aburra y le sigo enseñando cosas. Intento mantener su mente activa y aunque haya un dicho que afirme lo contrario, los perros viejos si aprenden nuevos trucos, solo que lo hacen más lento.

7) Disminución de los sentidos

Tal vez tu peludo ya no ve o escucha como antes. Intenta aplaudirle en vez de llamarlo y no cambies la distribución de tus muebles. Pueden seguirse guiando por el olfato, sin mayores consecuencias.
Si sus problemas de visión son muy notorios, tal vez tenga cataratas o galucoma, y eso ya requiere atención médica. Ojo con las infeciones de oido, también pueden causar problemas mayores is no se atienden a tiempo.

8) Comodidad

Yukón en el sillón

Un perro muy cómodo

Al igual que nuestros abuelitos, los perros viejos son más sucesibles a los cambios extremos de clima. Con el frio podrían resfriarse y padecer dolor en sus articulaciones, y con el calor deshidratarse. Procura que si la temperatura es baja, no esté mucho tiempo en exteriores y siempre tenga un suéter. Y para la temporada de calor, que siempre tenga una sombre cercana y mucha agua.
Los perros con problemas de huesos ya articulación también van a necesitar lugares más suaves dónde descansar. Siempre y cuando no sean muy altas, puedes comprar una cama para perro. O poner tapetes, toallas o colchas para que estén cómodos y no pasen frío.

9) La hora de decidir por él

Amas a tu perro y tal vez harías lo que fuera por tenerlo a tu lado el mayor tiempo posible. Pero, en mi opinión, hay un momento en el que tenemos que pensar en ellos, no ser egoístas. Si tu perro llegó hasta esta edad, probablemente es porque le diste una muy buena vida. No la alargues sin razón, si el perro ya no tiene una vida digna y de calidad. Se muy sincero contigo mismo y dale una muerte digna y con amor, así como la vida que le diste. Hay veterinarios que te insistirán en seguir con tratamientos y operaciones, depende de ti el decidir cuándo decir basta, por el bien de tu mascota.

Recuerda siempre consultar con un experto. Y al igual que con los humanos, nunca está de más pedir una segunda opinión.
Si tienes algún otro consejo, me encantaría que lo compartieras.

Comentarios
Steph Reg on Twitter
Steph Reg
Experta en dejar las cosas a medias.
Treintona, diseñadora que no diseña, le gustan perros y gatos.
Todo lo que dice su Tinder es verdad.

Follow: @steph_regin
Etiquetas: , , ,
Steph Reg

Experta en dejar las cosas a medias. Treintona, diseñadora que no diseña, le gustan perros y gatos. Todo lo que dice su Tinder es verdad. Follow: @steph_regin

Tal vez te gustaría leer