Disfrutar el instante presente


Este artículo se lee en: 2 minutos

Hoy disfrutaba de ver a un pajarito cantando en mi ventana. Cantaba tan bonito, feliz y tranquilo, que me cautivó. Cuando decidió volar, juré que tan lindo espectáculo había durado no menos de 5 minutos, vi el reloj y, únicamente habían pasado unos segundos desde que aquel ave logró quitar mi vista de la computadora. Disfruté como nunca ese momento, mi instante presente.

Aunque lo intento a diario, no siempre logro estar en mi momento presente. Muchas veces me encuentro pensando en un pasado que no tiene sentido, pues nada cambiará o simplemente ya fue y nomás no me acostumbro a soltar.  Me veo pensando en todos esos nuevos planes que tengo, dejando de lado, sin querer, que sólo en el presente podré sacarle jugo al pasado y lograr todo lo que me proponga tal cual lo visualizo en mi futuro, porque como bien es sabido, lo que sembremos hoy, serán los frutos de mañana.

¿Quién no se ha visto correr al mercado, al gimnasio, pedalear rápidamente la bicicleta, ir a 120km/h en su carro, angustiarse porque el metro se detiene casi 10min en cada estación o porque el microbús hace quinientas mil paradas pues quiere más pasaje, sin tener nada que hacer después, sin tener presión de nada? ¿A quién no le ha pasado que no recuerda si ya se lavó el cabello o apenas lo va a hacer porque estaba pensando en otra cosa mientras se bañaba?

Olvidamos muchas cosas de las que hacemos diariamente o ya las hacemos tan mecánicamente que no sabemos cómo ni en qué momento lo hicimos porque lo hacemos ya sin pensarlo, sin hacerlo consciente. Dejamos de disfrutar hasta aquellas cosas que hacemos rutina como bañarnos y, si cada cosa la hiciéramos conscientes de estarla haciendo seguramente la haríamos mejor y la amaríamos por “insignificante” que parezca.

Creo que el tiempo se puede ir tan rápido o lento como le imprimamos significado a cada momento, de acuerdo a qué tanto disfrutemos lo que estamos haciendo y, también, con quién lo estemos haciendo. Disfrutemos cada instante, seamos conscientes de cada cosa que hacemos, vemos, sentimos, decimos y pensamos, porque esta es nuestra única vida, ya en las otras veremos qué hacer.

Comentarios
Val Flores
Amo los días soleados, sonreír y comer.
Soy adicta al chocolate, a buscar mi estrella en el cielo, a ver el conejo en la luna y a cocinar gorduras.
Creo firmemente que el amor es un estado del ser y, por tanto, contagioso. Soy muy feliz y diario agradezco mi tan fabulosa vida.

Amo los días soleados, sonreír y comer. Soy adicta al chocolate, a buscar mi estrella en el cielo, a ver el conejo en la luna y a cocinar gorduras. Creo firmemente que el amor es un estado del ser y, por tanto, contagioso. Soy muy feliz y diario agradezco mi tan fabulosa vida.