El amor gana


Este artículo se lee en: 3 minutos

El amor gana / Love wins, es una tendencia en redes sociales y no es que esté de moda, pero si creo que estamos viviendo un boom de personas que están luchando intensamente por defender lo que aman.
Aún así, este sector sin duda es insuficiente, porque tristemente estas historias son las menos, pero seguro puede impulsar a los que siguen sin atreverse.

Para quienes la conocimos, era buga, de hecho yo conocí a quien fue su novio por más de 6 años. Supe que terminaron. Ya no tenía tanto contacto con ella, al parecer, según sus redes, estaba sola, quizá intentando seguir su vida, por encima de aquella ruptura que uno podría suponer había dejado alguna herida.

Después de un par de años, volví a saber de ella. Me dio la invitación para su boda. Ella se notaba contenta. Pues qué gusto – pensé- pero no sabía que tenías novio. Pues es que no tengo novio. Tengo novia y es con ella con quién me voy a casar. ¿Cómo? ¿En serio? y bueno, otras interrogantes que uno se hace de inicio cuando nos cuenta entender lo que nos están planteando.

Muchos llegaron a pensar que quizá “se había vuelto gay”, por la decepción anterior.
Como si uno se volviera gay, por alguna razón. 🙂 Pero bueno, hay muchos que aún lo siguen creyendo. Al final, la explicación que amablemente dio a quienes se la pidieron para mi fue fácil de comprender. Ella siempre fue gay. Obvio. Y siempre lo supo. Desde niña le gustaban otras niñas. Pero ya saben, esa estúpida presión social que busca complazcamos a todos sin importar si nos complacemos a nosotros mismos, le impidió vivir lo que ella realmente fue durante muchos años.
La mujer de su vida, era su amiga hacía muchos años y siempre estuvo ahí para ella. Paciente al proceso que necesitaban experimentar para hoy finalmente estar juntas.

Fui a su boda, mi primer boda gay, y haciendo un recuento rápido, puedo decir sin duda que es la boda más real a la que he asistido, a la más honesta y quizá a la más verdadera.
Más allá de los detalles hermosos que la conformaron, como las luces, los globos, la comida, la música, los tragos, el mágico lugar, etc.
Se respiro un ambiente cómodo, de aceptación, de libertad, de transparencia, de amor y de triunfo.

No fue una boda en la que 2 personas se unían, por intereses económicos, o porque se embarazaron, o porque ya llevaban muchos años de noviazgo y pues ¿Qué sigue?, pues casarse. No eran 2 personas repitiendo cual loros lo que un día la iglesia estableció y que no tiene sentido, no eran 2 personas uniéndose ante familiares y amigos con historias paralelas que uno, como familiar o amigo conoce o se entera… cómo que alguno o los 2 tiene un amante, o que sabes que no se aman, que no tienen nada en común, pero igual decidieron unirse.
No fue una boda que te hace pensar que el amor no existe…
No, no fue nada de eso.

Fue una boda en donde la gente que las quiere estaba ahí y nos sentíamos contentos de que ellas lo fueran. Fue una boda donde volaban las sensaciones de lucha, de esfuerzo, de franqueza, una ceremonia que rompía esquemas, convencionalismos, pendejada y media que nos han hecho creer, pero sobre todo, fue una boda llena de coraje y valentía.
Una boda donde las mujeres que nos compartieron su amor, también nos compartieron su lucha, un destello del dolor que seguramente las acompaño en el desarrollo de su relación, pero también la delicia de la culminación.

Que afortunadas son de haberse encontrado en la vida, de haber despertado en la otra el sentimiento más poderoso, de contar con familia y amigos que las aman tanto, que han aceptado y comprendido su felicidad más allá de sus prejuicios.
Que venturosas por vivir un amor correspondido, por compartir valores y objetivos, por ser afines, el impulso y fuerza de la otra.
Por no estar solas en la contienda de la pasión que las envolvió.
Sabiendo esto, el amor tenía que ganar…

Y si, el amor si existe.

Comentarios
Gina
Soñadora incansable, alma con inquietudes de primavera, formo acuarelas con mis días, capturista amateur de instantes, grito los silencios, no sé reírme quedito, colecciono cielos, melancólica hasta la médula, pido deseos cuando soplo dientes de león, de pronto le hago al teatro, abrazo fuerte las verdades, me da por escribir versos, soy experta en saltar olas, platico con la luna, no tengo alas y vuelo.
Etiquetas: ,
Gina Cardoso

Soñadora incansable, alma con inquietudes de primavera, formo acuarelas con mis días, capturista amateur de instantes, grito los silencios, no sé reírme quedito, colecciono cielos, melancólica hasta la médula, pido deseos cuando soplo dientes de león, de pronto le hago al teatro, abrazo fuerte las verdades, me da por escribir versos, soy experta en saltar olas, platico con la luna, no tengo alas y vuelo.