El cinismo de las primeras citas


Este artículo se lee en: 2 minutos
Sin importar si conociste a alguien en Tinder, en Twitter o te lo presentaron, hay una especie de cinismo que mata las posibilidades de encontrar algo de romance en una cita.
Sexo. Sexo. Sexo. Sexo. Podríamos hablar de Sexo. También de lo mucho que nos atraemos sexualmente y de cómo nos la pasaríamos super bien teniendo SEXO.
A mis 40, habiéndome hecho oficialmente amargada, luego de dos matrimonios, un par de novios en relaciones abiertas y un par de booty calls ultra estables, pienso: ¿no será que ya todos nos quedamos con la idea de que sin sexo o química sexual, o atracción física no vale la pena un date?
Hace mucho que no tengo ganas de tener pareja, me da como miedo, como mucho miedo. No sólo lo inmediato: compartir la cama a la que estoy tan acostumbrada a usar para mí sola, el triple de platos sucios (en mi experiencia los hombres que me gustan usan el doble de platos que yo); quejas por el pelo de mis gatos… Me da miedo lo de después. Al principio mi forma de ser puede ser muy “interesante”: “Es que eres tan honesta que refresca; no te callas nada”. Pero llega un momento en que mi honestidad, mi misantropía, mi aparentemente atractiva locura se vuelve densa y aburrida. Pero mi culo sigue del mismo tamaño, a sí que a veces, una relación dura más tiempo porque el SEXO funciona y cuesta tanto trabajo encontrar buen SEXO, SEXO seguro, que mejor aquí aunque pese, que en otro lugar.
Me enamoré muy intensamente a los 21 y por practicidad y generosidad ofrecí mi casa, pero mi pareja jamás vivió conmigo los 7 días de la semana. En la segunda oportunidad, mi entonces marido me dijo: “Te aviso de una vez, yo no termino las relaciones. Si hay algo mal, me lo tienes que decir. Y entérate, te quiero por tus defectos, tus virtudes me importan un carajo”. 10 años después se fue diciendo: “No sé qué hago aquí. Se me acabó la gasolina. No sé si te amo”.
Lo jodido es que me tragué el cuento y aprendí a creer en el matrimonio, me ilusioné con la idea de que alguien estaría ahí, siendo tu familia, sin importar nada.
Ahora me acomodan bien las relaciones abiertas, siempre supe que nadie tiene la responsabilidad ni la capacidad de darte todo lo que necesitas en un matrimonio, en una relación cualquiera. Así que me viene bien aceptar que puedo ser amada y amar a muchas personas.
La chinga es que encontrar gente que vea amor y no SEXO… es muy difícil. Ahora sales con alguien y desde el inicio ambos están calculando para cuándo se meten a la cama, si su casa o la tuya. ¿Cuándo nos volvimos tan cínicos? Tan bonito que es el SEXO cuando trae sazonados de expectativas e ilusiones.
A estas alturas no quiero SEXO, quiero mariposas en la panza. ¿Saben si hay una app para eso?
Comentarios
Maríaisabel Mota
Content Creator. Vivo en eterno Social (Media) Rehab. Creo en la Revolución Fiscal. Surfeo el caos. Investigo usando @ComamosPalabras. Estoy escribiendo @ElDepreBook
MariaisabelMota

Content Creator. Vivo en eterno Social (Media) Rehab. Creo en la Revolución Fiscal. Surfeo el caos. Investigo usando @ComamosPalabras. Estoy escribiendo @ElDepreBook