Enjoy the ride


Este artículo se lee en: 2 minutos


Proyectos que vienen y se van. Vienen, duran lo que tienen que durar y se van para empezar otros no sin antes haber trascendido. 

 

El año pasado, después de trabajar tres años y cuatro meses en la compañía de café de la sirenita, renuncié el mes de agosto para buscar mi camino en el ámbito del diseño, pero me topé con pared cuando no salía nada…

“In between Jobs” un cuate me contacto con la editora de una revista gastronómica que necesitaba colaboradores para escribir. Me gustaba escribir, pero no lo hacía tan bien, una maestra me decía que lo hacía bastante decente ¡pero vamos, de eso a ser publicada! Lo que escribía siempre era para mi solita, se quedaba guardado en el disco duro para nunca ser leído, posteriormente Ctrl + Supr y tan tan, aun así me aventé y me postulé. Al final me dieron chance.

En seis meses aprendí un montón de cosas, conocí gente bien interesante, aprendí a ser más segura  y sociable, a moverme sola por el DF, a re-encontrarme con las maravillas de mi primer carrera, gastronomía y por supuesto, a comer y beber como reina.

Ahora me encuentro en pleno servicio social en un despacho de arquitectos, estoy terminando mis últimos 3 cuatrimestres de carrera y empezando un montón de proyectos freelance relacionados con diseño gráfico e ilustración. Mi editora, o mejor dicho, mi ex editora sabe, entiende y es empática con mi (a penas ahora) muy apretada agenda y ha decidido dejarme ir para poder enfocarme en esto.

Seis meses puede ser mucho o poco, pero seis meses me fueron suficientes para perder el miedo a intentar cosas nuevas e involucrarme en la gastronomía otra vez y darme cuenta que puedo entrarle a mas cosas de las que creo puedo hacer. Ahora, a ponerle stand by otro ratito…  mientras tanto a comenzar a pulir el colmillo.

Agradezco mucho a Paulina Monarrez de El Conocedor por darme oportunidad, mi exjefa y amiga y a Juan Pablo Montes,  que creyó lo suficientemente en mi como para recomendarme.
Después del  largo insight les dejo la ilustración de este viernes, que por cosas de la vida, es publicada en lunes.
Una de mis influencias, un chef contemporáneo, estrella del “showbiz” sin caer en lo vulgar de la venta desmesurada, de los pocos que pueden mezclar la vieja escuela con la actitud punk con la que creció, aquel que respeta los procesos, lo bien hecho y que idolatra la carne de cerdo, todo esto junto y rompiendo madres, con ustedes:  ANTHONY BOURDAIN.

Print

Comentarios
Monki
Siempre quise vivir para dibujar (mis primeras obras fueron plasmadas en la pared del baño de mi casa) pero me licencie en Gastronomía (fuck logic). Me di cuenta que me encantaba “el mundo culinario” pero nunca sería realmente feliz si no dibujaba. Actualmente estudio Diseño Gráfico y quiero convertirme en ilustradora para que me paguen por dibujar mientras como, si… Dibujo por encargo, por diversión y por catarsis. Mi mamá me puso Monserrat (si, sin “T”intermedia) pero me dicen Monki.

Siempre quise vivir para dibujar (mis primeras obras fueron plasmadas en la pared del baño de mi casa) pero me licencie en Gastronomía (fuck logic). Me di cuenta que me encantaba “el mundo culinario” pero nunca sería realmente feliz si no dibujaba. Actualmente estudio Diseño Gráfico y quiero convertirme en ilustradora para que me paguen por dibujar mientras como, si… Dibujo por encargo, por diversión y por catarsis. Mi mamá me puso Monserrat (si, sin “T”intermedia) pero me dicen Monki.

Tal vez te gustaría leer