GIRL BOSS: La serie de Netflix que nos hace emprender, aún con una mala actitud


Este artículo se lee en: 4 minutos

¿Qué se necesita para triunfar en los negocios? Netflix nos demuestra con su serie de Girl Boss que no es cuestión de experiencia, ni actitud, sino de creer en una misma y encontrar tu pasión.

Sofía es una de esas antiheroínas que nos acerca un poco más a la vida real y a esos días en los que queremos decir: “Fuck you, world”. Tiene una pésima actitud ante el trabajo sistemático y problemas con la autoridad que la motivan para crear su propio negocio.

Los primeros episodios hablan de algo muy importante que es el hecho de descubrir su pasión, algo para lo que es buena y que, en determinado momento, comienza a generarle rendimientos: esto es comprar ropa vintage, modificarla según su estilo y venderla por internet. Tiene buen ojo, talento, la queja de que todo lo que venden en E-Bay está mal presentado, ganas de salir adelante por sus propios medios para demostrarles a todos que puede ser independiente (sobre todo a su padre) y estos son los elementos que la impulsan a conseguir el éxito.

En un mundo donde desde hace unos años nos motivan cada vez más a emprender y seguir nuestros sueños, Sofía nos enseña que tampoco importa la edad o experiencia, pues sólo cuenta con veintitantos años, sino el hecho de creer en sí misma, cuestión que se pone en duda con su padre que es amante de las gráficas, números y hechos comprobables y a quien debe acudir en algún momento, aunque termina desechando finalmente su ayuda, pero este experimento la hace realizar un plan de negocios viable, donde se puede observar que su poca inversión genera grandes ganancias en un plazo de cinco a diez años.

Aunque todo parece muy fácil en un principio, Sofía combina lo que es la pasión con la especialización y la disciplina, aprendiendo poco a poco cómo llevar sus ideas a flote.

<

La protagonista debe lidiar con una inestabilidad y desequilibrio emocional, un desprecio por las cosas bien establecidas, el abandono de su madre y la desconfianza de su padre, no todo es miel sobre hojuelas.

Después de alcanzar la popularidad comienza a enfrentarse a problemas usuales como: atender las demandas de su negocio (como un sistema práctico de entregas o la renta de una oficina), obtener buena reputación en internet, darse cuenta de que no puede sola y debe trabajar en equipo, así como defenderse de la competencia

¿Qué pasó cuando Uber entró en nuestro país? Pues que los taxistas se volvieron locos. Desgraciadamente, pasa mucho que cuando un negocio comienza a tener éxito con innovación, solucionando aquello de lo que nos quejamos continuamente y como respuesta a las necesidades de la gente, la “competencia” inmediata, lo que antes se consumía y que comienza a ser obsoleto, en lugar de mejorar sus estrategias de servicio, simplemente vuelcan toda su energía a atacar al nuevo servicio. Así es como encontramos aún hoy mafias de taxistas atacando e impidiendo que Uber entre en diferentes estados, según mi parecer. Hay que recordar que todos tenemos derecho de trabajar y crear nuestras propias oportunidades, y así como existe sana competencia, también la hay desleal.

Aterrizado al capítulo, Sofía es víctima de un complot similar por parte de sus competidores que hacen que la bloqueen de e-bay, dejándola sin un medio para vender su mercancía y, aunque al principio esto es un grave problema, la serie nos demuestra que no es el fin del mundo, sino que habrá que verlo como un obstáculo más a superar y es así como ella lanza su propia página web.

Otra de las situaciones que debe confrontar es el no tener seguro médico, una de las dificultades de ser su propia jefa, por lo que, aunado a su propio negocio, debe de seguir por un tiempo en un empleo “estable” que le de esta prestación para atender un problema de salud.

Asimismo, su amiga incondicional, al querer entrar con ella en este negocio tan redituable, se encuentra también con la difícil decisión de tener que dejar un empleo estable y lanzarse a la aventura de su amiga, confiando en sus ideas, enfrentando el nuevo reto de trabajar juntas y exigirle un sueldo.

Al crecer el negocio, Sofía se da cuenta de que no sólo es un hobbie o un juego, debe disciplinarse, trabajar duro para conseguir lo que quiere e incluso separar un poco su situación sentimental de los negocios, al sufrir, como varios en alguna ocasión, del engaño de su pareja.

Por lo demás, la serie es divertida, fácil de ver y, aunque Sofía no es mi personaje favorito, creo que tiene mucho que dar y nos enseña que: sólo basta tomar la decisión, cualquiera lo puede lograr si cuenta con los elementos adecuados. Así que, ¿por qué no lanzarnos?

TOP 10 DE LO QUE APRENDEMOS EN GIRL BOSS

  1. Descubre tu pasión (no lo hagas sólo por dinero, si no porque realmente te gusta)
  2. Cree en ti mismo
  3. Aprende a trabajar en equipo
  4. Edúcate (aprende todo lo que puedas sobre todo lo que tenga que ver con tu negocio)
  5. Trabaja duro para solucionar los retos y obstáculos que se te vayan presentando en el camino (sólo son eso, no el fin del camino)
  6. Pon atención y no subestimes a tu competencia
  7. Ten en cuenta las desventajas: no tendrás un empleo, prestaciones o un sueldo estable para ti o tu equipo (no prometas lo que no puedas cumplir)
  8. Realiza un plan de negocios a un determinado plazo de tiempo. Lo ideal es que un negocio obtenga grandes ganancias por un bajo costo (tener una buena administración)
  9. Ponte metas alcanzables
  10. Make it fun!

Comentarios
Gin Caballero
Amante del arte en todas sus facetas, noctámbula, cafeinómana, enamorada del amor, emocional, inteligente, lógica y valemadrista... Viviendo el aquí y el ahora...
Azul de luna

Amante del arte en todas sus facetas, noctámbula, cafeinómana, enamorada del amor, emocional, inteligente, lógica y valemadrista... Viviendo el aquí y el ahora...