Hola, tengo misofonía.


Este artículo se lee en: 2 minutos

que-es-misofonia

 

Por momentos creí que era la peor persona del mundo al sentirme irritada por los sonidos humanos. Sí, me refiero al sonido del masticar, sorber, tragar, rascar, tronar, jadear, respirar.

 

¿Quién iba a pensar que un simple sonido provocara una revolución sangrienta en mi cabeza?

Estrés, ira, irritación y, en casos extremos, rabia violenta.

Al principio pensé que era parte de mi estado de ánimo, ya saben, cosa hormonal que todas las mujeres pasan (estoy harta de echarle la culpa a las hormonas).

Conforme fue pasando el tiempo, estas revoluciones dentro de mi mente eran más constantes y cada vez más sangrientas e incontrolables, al grado de tener la necesidad de hacerle saber al individuo que no podía hacer ruido frente a mí, pero no de una manera cordial, sino ya ofensiva.

¿Cómo no masticar? ¿ Cómo no tragar? ¿Cómo no respiraaaaaar?

Supongo que todo esto se preguntarán ¿y qué creen? Son sonidos que también hago.

Remordimiento

Es más que obvio que esta situación me ha traído muchos problemas inter e intra personales. He ofendido a personas que no entienden el problema, pero sobre todo, personas que amo… Se siente mal ofender, pero es algo que no entiendo y peor aun no puedo controlar.

¿Qué hago?

Se me hizo muy tonto googlear: “ me encabronan algunos sonidos”. En esta vida de cibernautas todo se vale googlear mientras no olvides borrar tu historial.

¡Sorpresa! NO SON TU HORMONAS.

No era la única y sentí mucho alivio de no estar poseída por algún demonio. Encontré información que me hizo dar un gran paso para ser mejor.

¿Qué es?

Quienes padecen de misofonía se sienten comúnmente molestos, incluso furiosos, por sonidos tan comunes como los producidos por otras personas al comer, respirar, olfatear o toser. También por ciertas consonantes o por sonidos repetitivos. Los individuos que la padecen pueden desarrollar ansiedad intensa y conducta de evitación (eludir relaciones personales), lo cual puede propiciar la disminución de la socialización. La incidencia sobre los afectados es más alta cuando más relación tienen con las personas que producen el ruido. Es decir, molesta más cuando el que hace el sonido es un conocido o un familiar, que cuando son desconocidos.

Es un trastorno neurológico, casi con toda seguridad localizado en las altas estructuras del sistema nervioso central y caracterizado por experiencias negativas que son solo resultado de sonidos específicos. Desde el punto de vista de quien padece misofonía, el cuerpo humano más bien parece una orquesta desafinada que atiende a sonidos rutinarios como si fuesen ataques sensibles hacia el oído.

Actualmente existen diversas perspectivas para su tratamiento, como la terapia psicológica (cognitivo-conductual), a través de medicación, y/o terapia de sonido, cuando aparece asociada a la hiperacusia, por lo que se pueden controlar las reacciones a dichos sonidos.

Cabe mencionar que si bien la palabra misofonía significa odio al sonido, no debe confundirse con la hiperacusia, que ocasiona dolor físico al percibir ciertos sonidos de una forma anormalmente alta, ni con la fonofobia, que es un miedo extremo a ciertos sonidos.

¿Qué sigue?

Desde ayer estoy en terapia porque jamás quiero hacerte sentir mal.

Ustedes saben quiénes son.

 

 

 

 

.

 

 

 

Comentarios
Ari Cuadros

Mamá soltera por elección, diseñadora, alma de detective, impaciente, perfeccionista, análitica y….. lo demás es secreto.


Ari Cuadros

Mamá soltera por elección, diseñadora, alma de detective, impaciente, perfeccionista, análitica y..... lo demás es secreto.