Kumamoto y las ganas de creer.


Este artículo se lee en: 3 minutos

No hay día en que al ver el feedback de Facebook, uno quiera saltarse las malas noticias acerca de la situación política de México. No solo las de política, las malas noticias en general. Creo que muchos coincidirán conmigo en que es un trabajo arduo mantenerse positivo y fuerte en un mundo que así nos requiere, y a veces es una tarea casi imposible cuando todo alrededor parece gritarnos “Ni lo intentes, estamos condenados al fracaso”.

En medio de esa vorágine de cosas que están mal, siempre, sin excepción, uno puede encontrar lo bueno. Solo hay que mirar bien, y para mirar bien hay que tener nobleza en el corazón. De la nobleza en el corazón me recordó hoy Pedro Kumamoto, de tan solo 25 años.

Yo no sabía mucho de él, tan solo lo que ayer se convirtió en noticia: A sus corta edad, es uno de los 2 primeros Candidatos Independientes que conquistaron un puesto en elecciones. Primera vez en la Historia de México.

Para documentar bien este post, lo investigué a más detalle. En tanto detalle como Google permite. Escribí en la caja de búsqueda: “malos antecedentes de Pedro Kumamoto” y nada… “escándalo de Pedro Kumamoto”…  y nada. Me dio gusto no encontrar malas noticias.

Evidentemente es muy joven y hasta ahora parece ser una página en blanco. De hecho no dudo que lo sea. ¿Quien puede ser un Maquiavelo a esa edad? En fin, como sea, me cae bien y me llenó de inspiración. Me llenó de optimismo hasta las lágrimas.

Más se tardó mi optimismo en expandirse cuando ya se había instalado en mi aquella ligera “decepción adelantada” que a todo mexicano acostumbrado a su mal gobierno le es difícil evitar. Pensé: “Claro, es buena persona porque apenas empieza, es joven e inocente, ya me lo imagino en unos años cuando lo absorba un partido grande y llegue a candidato a la presidencia, por el PRI”.

Pero decidí parar ahí. Decidí parar ahí y dejar para la posteridad lo que Pedro Kumamoto SÍ DEBE SER. Para siempre y por siempre. No importa si se llama Pedro Kumamoto o Matin Luther King o Tu Héroe Favorito. Importa que lo lleves en ti.

“Cuando nos hablan de esta narrativa de la derrota, de que las cosas no cambian, de que todo es imposible, de que no vamos a poder lograr las cosas, eso, créanme es mentira.

LAS COSAS SÍ CAMBIAN.

Palabras de Kumamoto en entrevista con Pedro Ferriz antes de saber que hoy sería Diputado por el décimo distrito de Zapopan, Jalisco.

Pedro Kumamoto, o Martin o quien tu quieras,  debe ser esa esperanza dentro de todos y cada uno de nosotros. Ese joven de 25 años idealista que todos llevamos dentro. Esa persona que quiere cambiar las cosas y que trabaja humildemente con los medios de los que dispone para lograrlo. Esa persona que te recuerda que el bien existe, esa persona que jamás se corromperá. Esa persona que te hace llorar porque te recuerda la importancia de CREER.

Y si, lo diré: Ojalá que en algunos años (y que no sean muchos) alguien como Kumamoto (o Kumamoto mismo, si es el caso y lo merece) llegue a presidente, con sus ideales intactos y con un montón de Mexicanos inteligentes y valientes detrás transformando el país que hoy tiene el corazón en cenizas.

Ojalá, un día, “Mexicano” sea el adjetivo para todos aquellos que de corazón deseen lo mejor para la tierra que los vio nacer.

Comentarios
Andrea Velázquez
¡Hola! Yo soy el Conejo y me gusta la comida Etíope. En realidad soy Andrea y quiero ser tu amigo.

En la primaria me destaqué por pegarle a niños pequeños. En la secundaria tuve mi primer banda. Solo existió el logo. En la cena baile de graduación, bebí en exceso. Mi segunda banda se llamó “Las VírgeneSurgidas”. Tocábamos Hong Kong Garden. Cuando ya no estaba urgida, toqué en Violenta y usaba playera de Korn. A la gente le encantaba que le gritáramos “Piojo Bastardo”. Con “Vedette” grabé un disco y se concretaron algunas de mis convicciones musicales en un álbum con influencias new wave, shoegaze, electronica y punk.

Estudié Diseño Gráfico de la Comunicación Audiovisual en la UNAM para que fuera gratis por si la botaba. Afortunadamente me encantó y desde entonces me dedico a diseñar y programar páginas web, ser instructora, ilustrar un poco, escribir en mis tiempos libres e involucrarme en otras labores creativas como el joyfull coding. He considerado seriamente el espionaje.

Me encantan las mesitas de los aviones con su mini comida y opino que hay que seguir peleando por tener el lugar de la ventana. Disfruto caminar por el National Mall cuando la gente no anda disparándose, andar en bici y remar por el Potomac.

Actualmente vivo en Washington DC. Me apasiona el yoga y me gusta leer el Tarot.

¡Hola! Yo soy el Conejo y me gusta la comida Etíope. En realidad soy Andrea y quiero ser tu amigo. En la primaria me destaqué por pegarle a niños pequeños. En la secundaria tuve mi primer banda. Solo existió el logo. En la cena baile de graduación, bebí en exceso. Mi segunda banda se llamó “Las VírgeneSurgidas”. Tocábamos Hong Kong Garden. Cuando ya no estaba urgida, toqué en Violenta y usaba playera de Korn. A la gente le encantaba que le gritáramos “Piojo Bastardo”. Con “Vedette” grabé un disco y se concretaron algunas de mis convicciones musicales en un álbum con influencias new wave, shoegaze, electronica y punk. Estudié Diseño Gráfico de la Comunicación Audiovisual en la UNAM para que fuera gratis por si la botaba. Afortunadamente me encantó y desde entonces me dedico a diseñar y programar páginas web, ser instructora, ilustrar un poco, escribir en mis tiempos libres e involucrarme en otras labores creativas como el joyfull coding. He considerado seriamente el espionaje. Me encantan las mesitas de los aviones con su mini comida y opino que hay que seguir peleando por tener el lugar de la ventana. Disfruto caminar por el National Mall cuando la gente no anda disparándose, andar en bici y remar por el Potomac. Actualmente vivo en Washington DC. Me apasiona el yoga y me gusta leer el Tarot.