La importancia de dar un paso atrás.


Este artículo se lee en: 2 minutos

Hay momentos en los que ya no se qué hacer. Me abruman los ataques de ansiedad, los insomnios y pensamientos circulares. Olvido que tengo el maravilloso poder de dar un paso atrás… y luego recuerdo.

Dar un paso atrás es resignificar, mirar limpiamente desde afuera, pensar en solucionar.

El día que mi abuela murió, yo era la única que estaba con ella en el hospital. Toda la familia sabía que estaba delicada y por supuesto que nos aferrábamos a su fortaleza y los deseos notorios que tenía por sobrevivir. Sin embargo las cosas cambiaron de repente y me tocó acompañarla en el final. Cuando me dijeron: “Señorita, su abuela acaba de morir.” tuve que dar un paso paso atrásatrás. Pensaba en cómo le iba a decir a mi mamá que su mamá había dejado de respirar… ¿Y a mis hermanas? ¿A mis tíos? ¿A mis primos?

No podía pensar más. Si lo hacía, la muerte también me tomaría. Así que decidí dar un paso atrás,
salirme a las escaleras de emergencia, fumar un cigarrillo y sentir. Sólo así recuperé la calma que me me alcanzó bastante bien para avisarles a todos los que me fue posible, darles palabras de aliento (que también las ofrecía para mi corazón adolorido) y seguir.

Esa fue la segunda situación más dolorosa de mi vida, la primera que me puso en jaque. El dar un paso atrás fue una herramienta perfecta para recobrar la calma, mirar las cosas con nuevos ojos, ver más a los otros y las necesidades del momento. Funciona perfecto para agarrar impulso, para poner las cosas en perspectiva. Así es más fácil mover las piezas del tablero y ganar el juego.

Gracias al paso atrás neutralizo las crisis nerviosas porque me conscientizo del movimiento en mi cuerpo, de que sigo aquí, de que lo que haga de ahora en más es una decisión propia.

El paso atrás me ayudó a despedirme de Abuelita de la manera que yo quería, abrazándola a ella y a toda mi familia sin perder la cordura en el intento.

Me ayuda también a mantenerme viva sin perder la cordura en el intento.

Comentarios
Jádisha Déciga
Psicoterapeuta humanista.
Fan de las cosas bonitas, de todas ellas.
Jádisha

Psicoterapeuta humanista. Fan de las cosas bonitas, de todas ellas.

Tal vez te gustaría leer