La otra familia


Este artículo se lee en: 2 minutos

Ahí estaba una niña de secundaria, triste, porque su mamá era mala. A veces pensaba que era su culpa, o que así eran las mamás y tenía que aceptarlo. Tal vez se lo merecía, por no ser lo suficientemente bonita, ni ordenada, ni femenina, ni delgada, ni perfecta.

Esta niña, a la que llamaremos S, tenía una muy buena amiga, a la que llamaremos A. S y A pasaban mucho tiempo juntas dentro y fuera de la escuela, compartían muchos intereses y les gustaba bobear con las mismas cosas. S empezó a pasar mucho, mucho tiempo en casa de A y llegó a conocer muy bien a su familia, tanto que se sentía más en casa con ellos que en su propio hogar.

La mamá de A escuchaba, regañaba, procuraba, consentía y quería mucho a todos sus hijos, ellos confiaban en ella y le contaban sus cosas. La mamá de A empezó a hacer lo mismo con S y ella fue feliz. Gracias a ella, entendió que no importaba que no fuera delgada, ni ordenada para merecer cariño y atención. Entendió que era bonita a su manera y que lo de adentro es lo que cuenta.

En casa de A siempre tuvo un lugar dónde dormir, comer, llorar, reír, hacer la tarea, escuchar regaños, escuchar halagos, estar con amigos y sentirse en casa.

Hasta que S y A empezaron a distanciarse. La universidad, los amigos, los intereses… todo fue cambiando. Tanto tanto que hace más de cinco años que no hablan, no se ven, no saben nada una de la otra. A veces piensa que es su culpa, que hizo algo mal, que tal vez se lo merecía.

S sueña a menudo con A, con su familia, con el MTA, con Cozumel, con las tardes estudiando matemáticas o haciendo pulseras. S quiere recuperar a hermana y al familia que perdió. Porque se va a casar y quiere compartirlo con ellos. Porque le duele no haber estado en la boda de la hermana de A. Porque en su corazón siempre serán la familia que la amó y la aceptó sin compartir un lazo de sangre, sin que fuera obligatorio.

————————————–
Pero tal vez ya es tarde.
O soy muy cobarde
Y eso me rompe el corazón.
Creo que prefiero no saber, a que lo intente y no resulte.
Así, siempre tendré la posibilidad de reencontrarme con ella.
Una posibilidad.

la última foto o de cómo nos gustaba reírnos

la última foto o de cómo nos gustaba reírnos

Comentarios
Steph Reg on Twitter
Steph Reg
Experta en dejar las cosas a medias.
Treintona, diseñadora que no diseña, le gustan perros y gatos.
Todo lo que dice su Tinder es verdad.

Follow: @steph_regin
Steph Reg

Experta en dejar las cosas a medias. Treintona, diseñadora que no diseña, le gustan perros y gatos. Todo lo que dice su Tinder es verdad. Follow: @steph_regin

Tal vez te gustaría leer