De la gente que nunca está soltera


Este artículo se lee en: 3 minutos

¿Recuerdan ese capítulo de HIMYM donde aparece una vecina que SIEMPRE tiene novio y que solo abre la ventana cuando no y este intervalo dura a lo mucho 5 minutos?

Conozco muchas personas que viven así. Y no lo entiendo, creo que en algún punto de la evolución, me quedé sin poder cambiar de corazón como de sostén y salir a la calle con uno nuevo al día siguiente como si nada hubiera pasado, nada de lágrimas, ni recuerdos, ni nada. NADA.

¿Alguien podría explicarme cómo se logra?

Siento que es cansado involucrarte tan pronto con alguien nuevo, el hecho de flirtear, pedir el teléfono, salir a comer un par de veces, entenderle a sus chistes, a su humor, a su forma de coger y a la música que escucha es algo difícil incluso para el amante más rápido del oeste.

Sin embargo, hay mucha gente que lo logra, hombres y mujeres que, después de unos días (con calendario en mano) comienzan una relación nueva de la nada y son los más enamorados y juran haber encontrado (otra vez) al amor de su vida. Y se lo hacen creer al mundo por medio del derrame de miel en sus redes sociales. Aunque esta acción pareciera que es para convencerse a sí mismos…

Algunas veces se las compro y otras creo que no.  Porque están esas personas que contestan con un “solito llegó cuando menos lo esperaba” y les creo.  Pero hay otras personas que no han vivido 3 minutos solos cuando ya  se embarcaron de lleno en una nueva relación… otra vez.

Platicando con una amiga psicóloga, me habló de esta extraña patología, muy común hoy en día.  De cómo los dependientes emocionales hacen girar su vida en torno a otra persona, en medio de relaciones profundamente desequilibradas (algunas veces) en las que asumen el papel subordinado, de satélite que gira alrededor de su compañera como única órbita, ya sea por temor a la soledad o a tener qué convivir consigo mismos. Y que, de esta manera, sin capacidad de reparo e introspección, están más expuestos a repetir los errores por los que terminaron la relación anterior en el futuro. También hablamos del duelo, me dijo que éste depende de cada persona, siempre es bueno y necesario: para unos puede durar una hora, tres meses , un año o diez. Y en todo este proceso hay que evaluar y tomarse un tiempo de analizar qué fue lo que pasó y tener las expectativa de no caer en lo mismo la siguiente vez.

Siento que no hay nada de malo y no pasa absolutamente nada si se decide pasar un tiempo a solas, para reflexionar, para recordar lo bonito que fue o para tratar de sanar en caso de haber sido una relación llena de torturas…

No está chido hacer el arroz en la cazuela del mole que no han lavado porque se le quedan rastros de éste. La soledad y el duelo a la relación anterior es de mucha ayuda también, es sano dedicar un par de lágrimas a lo que no funcionó, unos cuantos mezcales y crudas en su nombre y algunos “estás borracha, no le marques”.

Creo que se debe respetar el tiempo que duró una relación anterior, el daño sentimental que causó la ruptura, tomar tiempo para ti, tomar aire, salir a la calle, leer a solas en un café o cantar canciones de dolor mientras manejas del trabajo a la casa y lloras como Magdalena. Tal vez, en el lugar y tiempo menos pensado, sin buscar nada lo encuentres todo. Así, con la cazuela limpia, la siguiente relación que te toque, no va a tener sabores ni dolores pasados. Eso pienso, pero pues yo qué.

Comentarios
Lol Béh Vargas
No soy buena para las biografías.

Me gustan los chistes crueles, los tacos al pastor y dormir con mi perra de 43 kilos cuando hace frío.
Etiquetas: ,
Lol Béh Vargas

No soy buena para las biografías. Me gustan los chistes crueles, los tacos al pastor y dormir con mi perra de 43 kilos cuando hace frío.