¿La violencia es o no innata?


Este artículo se lee en: 1 minuto

Ayer vi una exposición etnoarquelógica sobre tres pueblos que se han desarrollado en tres puntos distintos del globo: Etiopía, Papúa Nueva Guinea y Australia.

Algo recurrente: la violencia. En un caso, un chico posaba en la foto con su AK-47 afirmando que era para “pastorear ovejas”; en otro, se mostraba un juego ritual en donde dos hombres (a partir de 14 años) participaban en una lucha donde fácilmente alguno podía resultar gravemente herido o muerto.

La exposición: una belleza. Todo me resulto interesante, lejano y cercano al mismo tiempo, pero sobre todo, interesante. Pero me dejó una seria reflexión. Mas bien, una duda. Yo como pacifista, ¿será que estoy equivocada? ¿Será que lo normal es la violencia y quienes deseamos un mundo en paz vamos en contra de la naturaleza humana?

No he dejado de pensar en ello, sin embargo no tengo aún una respuesta. Tal vez el ser humano es violento por naturaleza, no lo sé; lo que sí sé es que no quiero vivir en un mundo, ni en un país donde la violencia sea normal, cotidiana, buscada y defendida. Prefiero un mundo, un país, una comunidad aburrida y sin grandes noticias. Tranquilidad, paz, felicidad, es lo que quiero. Tal vez no es innato mi deseo, pero sí razonado.

 

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer