Las Fábulas del Fuego 3


Este artículo se lee en: 1 minuto

El Ingeniero
o acerca de ser una persona real

Un hombre entró a su habitación con un dolor de cabeza interminable y el corazón incompleto. Para ser ingeniero era muy atormentado, del tipo de esos artistas que se se cortan la oreja o meten la cabeza en el horno con el gas abierto.

Hablando de gas abierto, le pareció oler una posible tragedia y abrió la puerta. Al final del pasillo la alfombra ardía en llamas. El color del fuego no era normal pero pareció no perturbarlo, estaba acostumbrado a dejar a un lado las excentricidades.

Tomó el extintor pero no servía. Llamó a los bomberos y estos tardarían en llegar. No tuvo otra mas que esperar ahí.

El fuego caminaba peligrosamente
El fuego caminaba
El fuego era azul y caminaba

No tenía explicación, pero ahí había “alguien”. Aquello era humano. Cara, piernas y brazos destruyendo todo lo que se les pusiera enfrente. Esta especie de hombre de fuego estaba determinado a terminar con el temple del ingeniero; sin embargo, este no se movió, al contrario, se preparó para desaparecer. Hasta en eso era práctico. Tan práctico que irritó al el gran destructor y lo hizo cambiar  de opinión:

Casi a punto de aniquilarlo, el incendio terminó de golpe.

Todo cobró sentido. El ingeniero de corazón incompleto supo que el hombre de fuego había ido explícitamente a recordarle que estaba vivo. Eran amigos de la infancia y sacudirlo de su gran aburrimiento y falta de aprecio a la vida era un buen pretexto para reencontrarse.

El dolor de cabeza no lo acongojaría por un buen rato.

Comentarios
Andrea Velázquez
¡Hola! Yo soy el Conejo y me gusta la comida Etíope. En realidad soy Andrea y quiero ser tu amigo.

En la primaria me destaqué por pegarle a niños pequeños. En la secundaria tuve mi primer banda. Solo existió el logo. En la cena baile de graduación, bebí en exceso. Mi segunda banda se llamó “Las VírgeneSurgidas”. Tocábamos Hong Kong Garden. Cuando ya no estaba urgida, toqué en Violenta y usaba playera de Korn. A la gente le encantaba que le gritáramos “Piojo Bastardo”. Con “Vedette” grabé un disco y se concretaron algunas de mis convicciones musicales en un álbum con influencias new wave, shoegaze, electronica y punk.

Estudié Diseño Gráfico de la Comunicación Audiovisual en la UNAM para que fuera gratis por si la botaba. Afortunadamente me encantó y desde entonces me dedico a diseñar y programar páginas web, ser instructora, ilustrar un poco, escribir en mis tiempos libres e involucrarme en otras labores creativas como el joyfull coding. He considerado seriamente el espionaje.

Me encantan las mesitas de los aviones con su mini comida y opino que hay que seguir peleando por tener el lugar de la ventana. Disfruto caminar por el National Mall cuando la gente no anda disparándose, andar en bici y remar por el Potomac.

Actualmente vivo en Washington DC. Me apasiona el yoga y me gusta leer el Tarot.

¡Hola! Yo soy el Conejo y me gusta la comida Etíope. En realidad soy Andrea y quiero ser tu amigo. En la primaria me destaqué por pegarle a niños pequeños. En la secundaria tuve mi primer banda. Solo existió el logo. En la cena baile de graduación, bebí en exceso. Mi segunda banda se llamó “Las VírgeneSurgidas”. Tocábamos Hong Kong Garden. Cuando ya no estaba urgida, toqué en Violenta y usaba playera de Korn. A la gente le encantaba que le gritáramos “Piojo Bastardo”. Con “Vedette” grabé un disco y se concretaron algunas de mis convicciones musicales en un álbum con influencias new wave, shoegaze, electronica y punk. Estudié Diseño Gráfico de la Comunicación Audiovisual en la UNAM para que fuera gratis por si la botaba. Afortunadamente me encantó y desde entonces me dedico a diseñar y programar páginas web, ser instructora, ilustrar un poco, escribir en mis tiempos libres e involucrarme en otras labores creativas como el joyfull coding. He considerado seriamente el espionaje. Me encantan las mesitas de los aviones con su mini comida y opino que hay que seguir peleando por tener el lugar de la ventana. Disfruto caminar por el National Mall cuando la gente no anda disparándose, andar en bici y remar por el Potomac. Actualmente vivo en Washington DC. Me apasiona el yoga y me gusta leer el Tarot.

Tal vez te gustaría leer