Las relaciones y los medios electrónicos III


Este artículo se lee en: 2 minutos

De verdad, ahora puede uno conocer el grado de madurez de los demás por cómo se comportan en redes sociales. Pueden parecer abiertos, amables, seguros y confiables, hasta que una cosa pasa en internet y se transforman.

He contado aquí un par de historias de lo que he vivido en las redes, pero la que más me sigue sorprendiendo es la que contaré esta vez.

Eran una pareja de amigos, él y ella. Ella, Maestra en algo como Artes Escénicas, él Doctor en Antropología. Iban a nuestra casa con frecuencia; platicábamos por horas de temas profundos y emocionantes: arte, política, letras, los problemas sociales del país, lo que fue para ellos vivir mucho tiempo en el extranjero y luego volver a una pequeña ciudad como Celaya, música, danza y los fascistas; siempre con grandes chistes y cervezas y vino de por medio.

Me divertía mucho con ellos. Hasta que…

Él -alto, delgado, cabello largo y chino, ojos verdes- imán para muchas; dio una conferencia interesantísima sobre el Franquismo (uno de mis temas favoritos) en la escuela en que yo trabajaba y le tome una foto que subí a FB. Otra compañera de trabajo preguntó, escribiendo en el post, si era el que daba clases en la escuela.

-Si, él es.

-Siempre me gustó, dijo ella.

Yo, no supe que decir. A él y su esposa también los tenía en FB, por lo que no sabía qué contestar. Pero tampoco era para darle mucha importancia y decidí seguir.

-jejejeje es un tipo muy inteligente; fue lo único que atiné a escribir.

Ella siguió escribiendo de cuan guapo era y cuánto le gustaba y evité seguir la conversación.

Pasaron un par de días y decidí mejor borrar el post, para no meterme en problemas. Y ya. Días, semanas, meses transcurrieron. Hasta que me doy cuenta que ¡¡el tipo me borró!! Me pareció lo más absurdo, porque nunca dije que a mí me gustara, ni dije que se lo iba a presentar a mi amiga, ni nada. Pero sí, me borró.

¡¡Qué flojera!!

Ahora han pasado años y aunque vivimos en diferentes ciudades y no existe ya la amistad, me sigue sorprendiendo cómo el monito Dr. en Antropología es tan zonzo que me borró porque alguien más dijo que estaba guapo.

¿De verdad? ¿Es en serio? Ahora, ya tengo que cuidar que alguien más no diga tphoto-1423784346385-c1d4dac9893aal cosa de un tercero, porque luego a la que eliminan es a mí. Che gente loca. Insisto: deberían hacernos un examen mental antes de permitirnos tener redes sociales… pero ya, ahorita.

 

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer