Les pedimos a algunos de nuestros ex novios que nos reseñaran y esto fue lo que pasó…


Este artículo se lee en: 9 minutos

Después de leer este genial post de Vice España, nos pareció buena idea hacer lo mismo y le pedimos a varios de nuestros ex novios que nos reseñaran como parejas esperando aclarar el porqué de nuestras actuales circunstancias y que, de ser posible, ofrecieran un “consejo al siguiente”  y este fue el resultado:

 

Sobre Jess, Colaboradora. DSC_0832ee

Te desvives por los cuadrúpedos, tienes ojos color avellana con un toque de dulzura y ternura.

Tu forma de vestir es elegante, buen gusto y un tanto de comodidad, ves la vida de una manera acida y oscilas entre el odio y el amor hacia la humanidad. Recuerdo perfecto la frase que te hace resaltar de entre todas las frases que he escuchado “menos es más”. Todo lo que conocía de ti me gustaba y llamaba la atención.

¡Me cagas! ¡me desesperas! ¡Me vuelves loco! ¡No tengo libertad! ¡Odio que seas tan celosa! Esas fueron de las palabras más duras y dichas sin mesura bajo la influencia de la ira irracional, perdón.

Lo que más odio de ti, es que perdonas, pero con rebote. Al fin y al cabo perdón sin rencor es solo una pequeña venganza para hacerme sentir igual de mal porque a mi parecer, se me hacia justo. Justicia es la palabra que te define (algunas veces) cuando pintas y dibujas los garabatos de tu cabeza ¡padrísimo!

¿Qué le diría a tu siguiente pareja? Siendo tu ex me atrevo a aconsejarle a tu siguiente pareja que te deje dormir, que no intente cambiar tu adicción a las drogas suaves como dormir hasta las 12 día, almohadas cómodas y cama.

 

Sobre Tania Caballero, Colaboradora.

taniaTania es una mujer impulsiva, dinámica, alegre, innovadora e inteligente, muy inteligente. Es soñadora, pero siempre con un pie en la tierra, es hermosa y lo sabe. Es tan fácil de tratar que puede ser tu mejor amiga en una hora, pero no es una chica fácil de conquistar. Si la describiera en una palabra sería: “magnífica” y si lo hiciera en diez sería: “una mujer completa, fuerte, feliz, brillante y completamente una joya”.

 

¿Qué le diría a tu siguiente pareja? Si te cruzas en su camino una vez, deberías procurar que no salga de tu vida, vale la pena ser de menos su amigo o amiga, pero no olvides que es honesta, romántica y concreta.

No quieras aprisionarla, no podrás, ni cambiarla tampoco, ella es como es: un misterio y un camino hacia adelante con una luz al final.

 

Sobre Lol Béh, editora.

Cuando te conocí, me atrapó al instante tu sentido del humor: era fuerte, salvaje, inteligente, sin una pizca de piedad, como debe ser el buen humor, lolel que está hecho no sólo para provocar risa, sino para mover cosas que están ahí debajo pero no las vemos (o no las queremos ver). Después me enamoré de tu alma siempre libre, de tu espíritu, de tu búsqueda constante de cosas. Hay mucho de atractivo en ello, sobre todo cuando se trata de un espíritu como el mío que es más cobarde y reservado. Debo decir que te admiro mucho. Antes más, pero ahora que ha pasado el tiempo, es una de esas cosas que jamás se irán de mí: el respeto y admiración que te tengo. Me inspiraste muchas cosas, y otras, seguro, las sigues inspirando pero sin que yo me dé mucha cuenta de ello. Esas dos cosas me atrajeron de ti. Parecen pocas, pero son el resumen de la gran mujer que eres: inteligente, seductora, provocativa, divertida, fuerte, poderosa.

Sin embargo, como pasa con los buenos espíritus,  los que perduran, los que resultan imprescindibles, tu genio es tu maldición: ese mismo espíritu hace que huyas en todo momento, que no te puedas quedar quieta en ningún lado y que a veces bloquees cosas que pueden resultar menos salvajes, pero sí más continuas, estables, tranquilas. Supongo que jamás podrás con eso.

Eres como el gato que tenía de niño: siempre amoroso cuando él quería, siempre feliz cuando él quería, siempre me dejaba darle amor cuando él quería… e igual, un día quiso irse y no regresó. Me partió el corazón, pero siempre lo voy a querer. Justo como hiciste tú: decidiste irte y yo me partí el corazón otra vez, pero siempre te voy a querer, porque eres una gran mujer. Eres un Yin Yang, y yo no pude con eso. Ni tú. Ni nadie, supongo. Pero lo bueno es que dejas lecciones y amor detrás de tu fugacidad. Para eso uno viene al mundo, ¿no? Para aprender a vivir. Gracias por eso.

¿Qué le diría a tu siguiente pareja? Nada, ningún consejo, sólo que sepa vivir contigo y sin ti. Porque ambas cosas van a pasar y serán hermosas, aunque duelan. Será como encontrar muchas flores en el fango. Arañas en los pétalos, golpes en las caricias. Al final, todo sabe a vida.

 

Sobre Paola Mendiburu, colaboradora.anapao

Fue un intento fallido, le pedí la reseña y nunca contestó, solo me dejó en visto… no sé qué quiera decir eso, jaaaa!

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre Anne, Colaboradora.

Post3

Estar contigo era como andar con una poeta y loca soñadora, y al mismo tiempo un matemático calculador. Fue una aventura contra el tiempo, siempre andabas en tus actividades y me molestaba mucho cuando te retrasabas. Eso sí cuando estábamos juntos, perdíamos la noción del tiempo.

Siempre compartiendo tus ideas, que si el por qué de esto, que el por qué de aquello, como si todo tuviera una explicación, todo pasara por algo y no fuera producto de la casualidad. Aún cuando no crea en la bondad humana, me entretenía eso que llamas filosofar y tus ideas de que existe un mundo que no conozco. Lo mejor era oir tus escasos te amo que cuando lo decías sabía que eran sinceros. Amante de los helados, el pan y los libros. Me transmitiste tu gusto, voy por uno y lo disfruto casi casi como en ritual y con la alegría de un niño. Y cómo olvidar aquella tarde en el parque frente a una iglesia. No encontraste una razón lógica y morimos de risa cuando una señora se persignó frente a nosotros cual imagen y nosotros con nuestra cara de mupet al ver el acto, creo que se dio cuenta de nuestras risas en cuanto se dio la vuelta.

¿Qué le diría a tu siguiente pareja? Mi recomendación es: sé tú mismo, conquista su alma amando la vida y a su Creador. Muéstrale de una manera clara, honesta, especial y sencilla tu amor por ella.

 

Sobre Janet Aguilar, Colaboradora.

janet

Un día pudiste haber estado trabajando desde casa, lo cual para ti significaba checar tu mails cada dos horas desde tu cama y ver un maratón de alguna serie. No recuerdas si él te llamo o tú a él. Seguramente él te llamo. Lo que sí recuerdas es que después de una plática de una hora, tocó el timbre de tu casa.
Tu nueva casa. Llevas un año viviendo sin él. Te declaras rehabilitada en público, pero hay noches donde, involuntariamente, aún estiras la mano a través de las sabanas buscando su espalda.
Lo primero que hicieron fue quitarse la tentación y la ropa. El camino a cada uno de sus cuerpos aún no se acababa de cubrir por la hierba del tiempo, y fue relativamente fácil descubrir sus propias pisadas y seguirlas.
– ¿Así que te vas a Nueva York?
– Si, en dos semanas.
– ¿Y eso?
– Él está trabajando allá.
– Órale. ¿Y que hace o qué?
– Está haciendo una película.
Esperaste la punzada de la culpa, la sombra de tu conciencia diciéndote que lo que estás haciendo no está bien. Pero nunca llegó. Él se dio cuenta. Te abraza por detrás, aún acostados, como sabe hacerlo cuando quiere reclamar su propiedad.
– ¿Tiene lana?
– Qué importa.
– Claro que importa. Consíguete a uno con lana. Y que te trate bien.
– Me trata bien.
– Que te trate mejor que yo.
– Ya.
– Te debí haber tratado mejor, verdad?
– (…)
– Fuiste una gran novia.
– Ya sé.
– Y te mereces a alguien mejor que yo.
Su última frase se quedó suspendida en el aire mientras nos fumamos un cigarro. ¿Cómo saber qué se merece cada quién? Si la vida fuera justa, si realmente todo se nos regresara, probablemente estarías con alguien que comenzara con una mezcla desbordada de pasión y entusiasmo, para luego caer en un bache sobrecogedor de aburrimiento. Luego, seguramente te pondrían el cuerno y te cortarían al día siguiente, argumentando un súbito momento de lucidez ético y moral.
A veces puedes ser una cretina.
– A ti nunca te engañé. Lo sabes, ¿verdad?
– Más te vale. ¿Nos vamos a ver en Nueva York?
– ¿Vas a ir también?
– Iría por ti.
Sientes que hay algo que tendrías que decir. Como te-extraño-y-a-veces-no-sé-cómo-hacerle o nunca-voy-a –querer-a-nadie-como-a-ti. ¿Pero que ganarías? Además ya lo saben.
Y de todas formas, en dos semanas te irías a vivir a Nueva York, con un hombre que representaba más una salida de emergencia que un destino final. En dos meses, tratarías desesperadamente de enamorarte de ese hombre, de hacerlo bien esta vez, de obviar las fallas estructurales que te impedirían sentir amor, o por lo menos empatía. Al final la lana sería lo de menos. Lo que no te perdonarías es haber sido tan ingenua como caer en el cliché del borracho golpeador y no darte cuenta de las señales, por las prisas de escapar de tus propios recuerdos. En dos meses estarías de regreso en esa misma cama. Y no volverías a ver al de Nueva York jamás.
– ¿Por qué nos separamos?
– Ya no me acuerdo.
– Ni yo.
– Perdóname por haberme ido tan rápido.
– Perdóname por no haberte detenido.
– Tú también te mereces a alguien que te trate bien.
– Ya sé.
Te sonríe con los ojos, como sabes que solo lo hace contigo. En dos horas, están en la puerta, despidiéndose como dos personas que se acaban de encontrar por casualidad en la calle. Entras a tu casa y te preguntas qué vas a cenar. Sin saber todo lo que está por venir.

 

Sobre Karla Cerecero, Colaboradora.
1385578_647844281903748_1557792648_nNo quiero hacerlo porque para mí todavía es muy doloroso, pero me insistes y esa es una de tus peculiares formas de llevar las cosas al límite, buscas de una manera reventar los momentos, a las personas y no les das aire; espero que eso puedas cambiar.
Eres una mujer muy lista con un carácter de la fregada. Te gusta explorar y crear, ¡no paras! Eso me gustaba de ti, pero me agotaba y te perdía . Lo que me mataba de risa era cuando te inventabas esas voces con personajes que formaron parte de nuestras vidas y cuando nos perdíamos en los raves cuando teníamos 20 años ¿Recuerdas cuando rusheamos en esos raves? También conocí a la celosa y arrogante que no soportaba que tuviera amigas o que saliera con ellas; bueno, yo tampoco soportaba mucho a tus amigos.
Trabajas muy duro, no descansas hasta que lo logras. Eres bien sexy y lo sabes, por eso te haces mucho del rogar, pero te gusta el sexo; eso siempre me ha cagado.
¿Qué le diría a tu siguiente pareja? Yo le diré a tu próximo novio que te cuide a pesar de los demonios que traes; eres un ser que maravilla, que se compromete, mujer eléctrica. Te sigo amando; ya sé, tú no.

 

Comentarios
lo que pensamos
Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador.

Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen.

@_loquepensamos

Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador. Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen. @_loquepensamos

Tal vez te gustaría leer