Los hombres también se ponen hormonales


Este artículo se lee en: 2 minutos

No voy a escribir de nada científico, sino de puro conocimiento empírico.

El otro día un amigo muy en serio me dijo: “como que me siento en mis días”, después de reír le pregunte por qué y me respondió que porque se sentía raro, como sin ganas de hacer nada…

Tengo otro amigo que por temporadas me busca, me escribe, me llama más seguido y sólo para decirme que me quiere y que me extraña, un día le cuestioné si andaba “sensible” y después de reírse me confesó que si…

Me ha tocado que amanece soleado, bonito el día vaya, con aromas y recuerdos de un ayer maravilloso y de pronto en vez de recibir el mensajito de: Buenos días amor, ¿ya te dije hoy que eres la mujer más hermosa del mundo?, recibo un: ¿Te pasa algo? ¿Estás bien? Como que te siento rara, ¿aún me amas? Y obvio me quedó pensando, ¿acaso me perdí de algo?

Y no… Después de aclarar unas 8 veces que no me pasa nada, que todo está bien y que lo amo más que ayer, él sigue dudando… y al final del día por fin manifiesta que trae una uña enterrada, que le duele cada que da un paso, ya sea bueno o malo y entonces entiendo todo el interrogatorio de la mañana.

Pensar del todo que ustedes son siempre simples es falso, ustedes dicen una cosa y hacen otra, son expertos en hacernos creer algo y querer todo lo contrario. Y también les encanta decir que no pasa nada, cuando traen atoradísimo todo, ¡díganlo!

Hombres admítanlo, de pronto ustedes también son susceptibles y vulnerables, a veces andan más emotivos, con más ganas de cariño, de apapacho. También les llega el sentimentalismo, el análisis profundo, las disyuntivas.

También les pega durísimo el estrés y no es del todo fácil aguantarlos ¿eh? Les encanta el drama y además a algunos se les da muy bien…

¿ Y saben qué? Qué padre es comprobarlo. Porque eso los vuelve más humanos y mejores hombres, se los juro. Yo admiro a aquellos que no tienen problema en expresar lo que realmente sienten, en los que muestran y piden esa necesidad de ser amados, consentidos y cuidados por nosotras.

Se vale un día amanecer triste y no saber del todo por qué, otro día inundados de melancolía, o con el entusiasmo a lado y un amor que se desborda, otro con ganas de estar solos y nada más mandar besos y abrazos de lejitos, otro eufórico y con ganas de correr (nada más no huyan, regresen).

En fin, se vale ser.

Comentarios
Gina
Soñadora incansable, alma con inquietudes de primavera, formo acuarelas con mis días, capturista amateur de instantes, grito los silencios, no sé reírme quedito, colecciono cielos, melancólica hasta la médula, pido deseos cuando soplo dientes de león, de pronto le hago al teatro, abrazo fuerte las verdades, me da por escribir versos, soy experta en saltar olas, platico con la luna, no tengo alas y vuelo.
Gina Cardoso

Soñadora incansable, alma con inquietudes de primavera, formo acuarelas con mis días, capturista amateur de instantes, grito los silencios, no sé reírme quedito, colecciono cielos, melancólica hasta la médula, pido deseos cuando soplo dientes de león, de pronto le hago al teatro, abrazo fuerte las verdades, me da por escribir versos, soy experta en saltar olas, platico con la luna, no tengo alas y vuelo.

Tal vez te gustaría leer