Mi amargo calendario


Este artículo se lee en: 2 minutos

Febrero…

¡Ya no aguanto! Renuncio, esas fueron mis últimas palabras a la persona que estaba frente a mí. Había arriesgado todo, había dejado todo para tratar de empezar de 0 en una ciudad donde no conocía a nadie.

Al principio puse mi 110% en todo, armé mi estrategia, implementé los cambios que tanto me habían pedido cuando me contrataron, cumplí haciendo palomita en la lista de requisitos que me habían pedido, lo hacía bastante bien…

Tal vez demasiado bien.

El “dueño” de la agencia se sintió desplazado “no me vengas a decir cómo hacer mi negocio, si yo lo he llevado a cabo desde el principio.” Y  no lo dudo, pero para eso me contrataron. Trabajo era todo lo que tenía y no me estaba yendo bien a raíz de eso. No hice amigos, ni uno, la sociedad de esa ciudad es particularmente horrible, cerrados, mochos, wanna be, doble moralistas. No pude “encajar” en sus estándares, así que decidí estar sola, pero tampoco podía salir así a la calle, porque era víctima de las miradas y la presión social… La combinación de todo hizo que me rindiera, dejarlo, luché, lo intenté y fallé, vaya, no siempre se gana. Después de tanto maltrato recibido, lo último que quería era pasar ahí mi cumpleaños…

Marzo – Abril

Decía mi abuela Q.E.P.D “con una mano atrás y otra adelante” así regresé de mi semestre infernal, a empezar de cero. Extrañaba a mis amigos, a mi familia y la verdad al día de hoy no me han fallado, pero nadie te saca del hoyo, las batallas internas son cosa de cada uno y sí, al principio el alivio de volver a estar en casa me mantenía tranquila pero los pocos ahorros  y la incertidumbre de qué hacer me comenzó a ocupar la mente…

Mayo – Junio

Un cuarto con baño es lo que tengo ahora, me gusta, prefiero eso a estar en una ciudad donde a nadie le importas, a empezar de cero de nuevo, pero es tan difícil, no sé si es la edad, el tiempo, las desilusiones pero es extremadamente complicado. Uno pensaría que tener tu propio negocio es lo mejor pero al menos para mi es complicado, no tengo ni idea de cómo hacer clientes, tengo la experiencia para vender, para crear, para consultoría, pero captar clientes de la nada, no es lo mío, ¿necesito más ayuda? No sé, empiezo a entrar en el limbo, no soy ni deseo, no tengo, no puedo, la dimensión del NO me ha tragado.

 

Julio…

Toco fondo, ya nada es para mí, no me siento en orden con mi mente y mi corazón. La felicidad que tanto anhelo, que todos queremos se me escurre entre los dedos, no siento esperanza, me ahogo, tal vez me he cortado las alas por algo que tiene solución, pero en este momento no veo la luz al final del camino. Y apenas empieza mi catarsis.

 

Comentarios
Zava

I little bit of drama a lot of love to give, advertising lady, writer and pet lover, enjoying life since 1983.


Etiquetas: ,

I little bit of drama a lot of love to give, advertising lady, writer and pet lover, enjoying life since 1983.