Mi hombre ideal…


Este artículo se lee en: 2 minutos

Hoy puedo decir que mi hombre ideal se ha vuelto real, que no solo es una fantasía y no por eso deja de tener magia.

Es aquel que llevo en el pensamiento constante, por quien a pesar de los años, sigo contando los días y las horas para volverlo a ver.

Quien me envuelve con su mirada cuando llego o me voy, quien no deja de tocarme ni un solo momento, que me come a besos, el que se metió a mi vida por la herida, el que me enseñó a tomar tequila, el que es víscera y piel encendida, el que me inspira, al que le escribo poesía, el que se deshace en detalles, el que me abre las piernas, el alma y las alas, el que me escucha, el que me interrumpe, el que por querer entenderme termina con dolor de cabeza.

El que se enamoró de mi melancolía, el que al acariciarme me arrancó las penas, el que me ha llenado los ojos con ilusiones nuevas, el que me raspa con su barba, el que me ha marcado el cuerpo y las entrañas, el que mueve mis sentidos, al que le pedí me quitara la ropa y se ha concentrado en desnudarme la vida, el que me bebe, me suspira, me vacía y me llena.

El que busca la luna y cuenta estrellas, el que me piensa y extraña en carretera.
El que le busca forma a las nubes, el que se sonroja, el que me abraza con fuerza, el que me tiene en sus insomnios, el que me concibe como la marea.
El que me ha dedicado más de 100 canciones, el que besa mis lágrimas, el que rompe mis silencios, el que sonríe mientras salto entre las olas, el que me gana en todos los deportes, el que me rompe la ropa, el que me colorea el aire, el que llegó sin que lo esperara.

El que me jala hacia él sin estar atada, el que ha rebasado mi locura soñada, el que me grita que le hago falta, el que me hace reaccionar, el que me busca si me pierdo, el que con sus labios rotos me pronuncia en la distancia.

El que me ha hecho su musa, el que me admira, el que me aplaude, el que me aterriza, el que tropieza pero avanza.
El que conversa infinitamente conmigo, el que explota y luego busca la calma, el que intenta de todas las formas, el que me ha llenado de flores, el que me canta.

El que sonríe y me desarma, el que ha vencido mi orgullo, el que ha vuelto agua su mirada, el que cierra los ojos y da vueltas cuando me baila.
El que calla y hace eco, el que dibuja un sol a mis mañanas.
El que me muerde la quijada, el que ha escrito mil historias conmigo, el que me cela, el que escurre por mí, el que me escribe en los espejos que me ama…

Comentarios
Gina
Soñadora incansable, alma con inquietudes de primavera, formo acuarelas con mis días, capturista amateur de instantes, grito los silencios, no sé reírme quedito, colecciono cielos, melancólica hasta la médula, pido deseos cuando soplo dientes de león, de pronto le hago al teatro, abrazo fuerte las verdades, me da por escribir versos, soy experta en saltar olas, platico con la luna, no tengo alas y vuelo.
Gina Cardoso

Soñadora incansable, alma con inquietudes de primavera, formo acuarelas con mis días, capturista amateur de instantes, grito los silencios, no sé reírme quedito, colecciono cielos, melancólica hasta la médula, pido deseos cuando soplo dientes de león, de pronto le hago al teatro, abrazo fuerte las verdades, me da por escribir versos, soy experta en saltar olas, platico con la luna, no tengo alas y vuelo.

Tal vez te gustaría leer