Mis deseos para un momento de cambio


Este artículo se lee en: 3 minutos

Un gran cambio en mi vida se aproxima. Regreso a la ciudad de la que me fui hace 10 años y espero que sea “empezar de cero”. Espero que por fin la gente deje de preguntarme si voy o no a tener hijos, porque no les tengo una respuesta ni un porqué y, además, me incomodan terriblemente;  espero que mi familiar “tal” deje de preguntarle a mi esposo, cuando cree que no oigo, si no nos animamos o qué… 

 

Espero que mi familia comprenda que lo mío, lo mío, lo mío, es la docencia no el litigio y que lamento no ser la hija abogada modelo, pero es mi vida y mi felicidad no está en las juntas de conciliación, está en las aulas; no pido que se sientan orgullosos, pido que me acepten, eso es todo.

 

Eso es todo. Creo que no es demasiado pedir. 

 

Y, afortunadamente, tengo más por qué estar agradecida que deseos por cumplir. Tengo un cómplice que me consiente al extremo y me saluda en las mañanas siempre con una mirada amorosa, es lo máximo. 

 

Tengo amigos ultracomprensivos que perdonan mi lenguaje alvaradeño y mis comentarios radicales siempre con una sonrisa y un “saluuuud”, son maravillosos. 

 

Tengo unos padres fabulosos que me consienten mucho aunque no me entiendan nada y se que toda la vida han hecho un esfuerzo sobrehumano por comprender lo que sucede en mi cabeza: desistan chavos, no lo lograrán. 

 

Mis hermanos son únicos y tan distintos que me tardaré toda la vida en conocerlos, eso es maravilloso, nunca me aburren. Tengo unas sobrinas amorosísimas y que llenan de alegría mi vida, siempre tienen un abrazo, sonrisas y besos para mí.

 

Tengo una segunda familia maravillosa; no es mi familia política, para mí son solo eso, mi familia. Ahí encontré a la hermana que no tuve y a los hijos que no he tenido. Los adoro.

 

Tengo un trabajo que amo. Nunca me haré millonaria, pero soy rica en satisfacciones. Día a día lidio con decenas de retos vivientes en las aulas y eso enriquece mi vida más que los miles que mis colegas cobran por hora de asesoría jurídica. No lo cambio por nada.

 

En cuanto a mi salud, tengo fuerzas para enfrentarme a los malecillos que me aquejan, pero mientras no pase de ahí, soy feliz. Y seguiré feliz. Haciendo nuevos planes, buscando nuevos horizontes, luchando por encontrar el mejor espacio para mí y mi mejor amigo, mi cómplice. 

 

Que igual que a nosotros, los horizontes se amplíen para todos, que la mente de cada uno de nosotros se expanda, que la creatividad llene sus vidas y que la felicidad los invada. 

 

Que la gente que nos lastima, que nos usa, que se aprovecha, encuentre claridad para tomar mejores decisiones. Yo confío en la gente y en su bondad, si alguien falla es su problema y su decisión, mi corazón seguirá abierto.

 

Por último, este ser con grandes defectos pide disculpas por todas sus fallas, por las palabras dichas sin pensar, por los spm no controlados, por las amistades no correspondidas, por la intolerancia manifiesta para la televisión y música comercial y mil errores más que acostumbro cometer a cada minuto, espero que sepan obviar todo esto y me den oportunidad de reivindicarme. 

 

Hay que ser mejores. Seamos las personas comprometidas, proactivas, trabajadoras, respetuosas que este país necesita. Cuida tu cuerpo y tu mente, ríe, llora, ve al cine, lee (por favoooor, lee), abraza y besa a todos, agradece todo lo bueno que te sucede, olvida las malas caras y a la gente que te ignora. No le caes bien a todos, supéralo, no pasa nada. Sólo se feliz. Es todo.

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer