No eres tú, soy yo


Este artículo se lee en: 1 minuto

Recuerdo que hace tiempo, mis amigas y yo nos reíamos de la famosa frase “No eres tú, soy yo”, pues aquel ex de una de ellas, la había aplicado para darle fin a su relación. Nos parecía la frase más trillada y la forma más sencilla de terminar una relación sin la necesidad de  tener que dar explicaciones, al no tener que culparlo por haberla cagado, pues ya se estaba echando la culpa completita de que la relación no hubiera funcionado y, por si fuera poco, también “sufría” al decírselo.

Tiempo después, fuimos nosotras quienes nos vimos ocupando aquella famosa frase, algunas veces no de forma textual, pero sí a modo de hacerle saber a ese hombre que nos daba su amor, que éramos nosotras quienes teníamos pedos en nuestra cabecita o nidos en el corazón, los cuales, hacían que la cosa no funcionara con él como hubiéramos querido.

Hoy, considero que el “No eres tú, soy yo”, dice más de lo que nos podamos imaginar, porque uno es quien no está disponible, uno es quien no se siente al cien en una relación, uno es quien decide terminar algo que no lo hace feliz, uno es quien decide estar bien consigo mismo teniendo que dejar de lado al otro. Es uno y nada más que uno mismo quien tiene que ver por sí mismo y decir “No eres tú, soy yo”.

Comentarios
Val Flores

Amo los días soleados, sonreír y comer.

Soy adicta al chocolate, a buscar mi estrella en el cielo, a ver el conejo en la luna y a cocinar gorduras.

Creo firmemente que el amor es un estado del ser y, por tanto, contagioso. Soy muy feliz y diario agradezco mi tan fabulosa vida.


Amo los días soleados, sonreír y comer. Soy adicta al chocolate, a buscar mi estrella en el cielo, a ver el conejo en la luna y a cocinar gorduras. Creo firmemente que el amor es un estado del ser y, por tanto, contagioso. Soy muy feliz y diario agradezco mi tan fabulosa vida.