No quería un plan C.


Este artículo se lee en: 3 minutos

Y es que nadie entiende qué es lo que pasa cuando estás lejos de tus amigos, lejos de tu familia y con la esperanza de encontrar un trabajo o una maestría que puedan ayudarte a sentirte útil.

La decision de venirme a Alemania fue fácil… simplemente porque la persona que amo está aquí y por eso vale la pena. Pensé que encontrar un trabajo sería fácil como Ingeniera en Comunicaciones y con experiencia en ventas y que si eso no pasaba, podría hacer una maestría, pero ¿Qué pasa cuando por casi dos años, estás tratando de encontrar algo y todas las puertas a las que habías apostado se cierran con un simple NO?

Claro como opción B, al no encontrar un trabajo era cursar una maestría, nunca pensé que fuera tan complicado, ya que en una maestría en inglés en Economía me rechazaron por ser Ingeniera y no tener el perfil de economista que ellos buscaban, pero ¿quién chingados dijo que no lo tengo? o ¿quiénes son ellos para pensar que no lo tengo o no lo quiero? Digo, por algo estoy aplicando a esa maestría ¿no?

Y después, justo cuando pensé que estaba viendo un WIN en esta área, me topé con la pared, porque a la segunda maestría que apliqué, que era en Alemán e Inglés y que en los requisitos sólo te pedían un certificado en Inglés, el cual lo obtuve, ahora me están pidiendo presentar también un examen en Alemán y pasarlo con un nivel Intermedio-Avanazado (Cosa que gramáticamente no tengo, o no siento que en una semana pueda llegar a decir que lo tengo) Pero bueno, iba a hacer el intento de hacer el examen, pero ya todos los lugares están llenos para hacerlo en esta y otras ciudades. Aunque digamos que lo presento, de ahí a que lo pase es diferente, pero bueno, al menos lo iba a intentar ¿no?

Y es ahí cuando la frustración esta llegando a su límite para poder manejarlo. Créanme que sé cómo manejar el estrés, la frustración. Pero después de casi dos años de un chingo de NO.. la verdad necesitaba un Sí, un sí que me hiciera sentir “wey no eres tan pendeja para trabajar aquí” “wey tienes la capacidad para hacerlo”… y eso antes de venirme yo sentía que sí la tenia. Sólo que después de tantos CVs enviados en el formato alemán correcto, con su carta de motivacion llamada “Anschreiben” que tiene que tener cosas especificas en alemán, con mi foto perfecta de CV pedida por estos lados, la neta esperaba un sí, esperaba un sí de alguien y después de tantos NO escuando te empiezas a preguntar tantas cosas. La verdad necesito un WIN y sé que personalmente tengo mis Wins, pero ¿Y profesionalmente? En estos momentos siento que no estoy teniendo ni un rayito de luz.

¿Como les explico a los alemanes, si ni siquiera me dan la oportunidad de una entrevista?, ¿Cómo les explico que me va a costar más trabajo la maestría, pero que tengo la capacidad para hacerlo? Si ni siquiera me dejan intentar ser estudiante porque todos los lugares están llenos para hacer un examen que ELLOS me están pidiendo.

Pero más importante, ¿Cómo le explico a mi otro YO que no porque no me acepten, no significa que no soy capaz? ¿Cómo le explico a mi otro Yo que tengo que seguirlo intentando hasta llegar a un Sí, sin que me siga frustrando?

Ahora le estoy explicando que hay que tener un plan C, pero aún no sé cual es…  supongo que todo esto está pasando para que recuerde que un Plan C nunca esta de más y porque este a huevo que va a ser mi Sí… Y si no… HAY UN CHINGO DE LETRAS EN EL ABECEDARIO.

Comentarios
Gloria Martinez
Ingeniera por profesión, soñadora por convicción. (Y me vale que eso sea más trillado que las canciones de José José en la fiesta a las 4 de la mañana)
Dicen que hay tres hombres en la vida de una mujer: El amor de su vida, el hombre de su vida y con el que se casa. El caso de esta chica de cabello chino como tallarín, es una excepción. Recién casada con el amor y hombre de su vida, nos platicará las peripecias de lo que es vivir en un mundo paralelo.
Suele escalar y hacer yoga, se ha metido tremendos sustos y ganas de dejarlo y dedicarse a algo menos peligroso (obviamente hablamos del yoga).
Amante de la comida mexicana y orgullosamente chilanga, adora viajar, fiestear y es adicta a las palomitas y casi cualquier cosa que desborde Valentina.

Transmitiendo desde Kassel, Alemania – Gloria, la que habla de si misma en tercera persona.

Follow: @glow_mtz

Ingeniera por profesión, soñadora por convicción. (Y me vale que eso sea más trillado que las canciones de José José en la fiesta a las 4 de la mañana) Dicen que hay tres hombres en la vida de una mujer: El amor de su vida, el hombre de su vida y con el que se casa. El caso de esta chica de cabello chino como tallarín, es una excepción. Recién casada con el amor y hombre de su vida, nos platicará las peripecias de lo que es vivir en un mundo paralelo. Suele escalar y hacer yoga, se ha metido tremendos sustos y ganas de dejarlo y dedicarse a algo menos peligroso (obviamente hablamos del yoga). Amante de la comida mexicana y orgullosamente chilanga, adora viajar, fiestear y es adicta a las palomitas y casi cualquier cosa que desborde Valentina. Transmitiendo desde Kassel, Alemania – Gloria, la que habla de si misma en tercera persona. Follow: @glow_mtz

Tal vez te gustaría leer