No sé nada de la vida, solo se de la amistad y con eso me basta


Este artículo se lee en: 2 minutos

Se necesita valor para vivir. Lo he aprendido. Y yo, no lo tengo; pero no me ha quedado de otra. Con todo el miedo  que soy capaz de sentir me he enamorado, he intentado proyectos, me he lanzado al vacío y no en pocas ocasiones he salido con el corazón y el cerebro maltratados.

He perdido amigos, he dejado ir personas que ya no quise que lo fueran; me alejé de amores que me dañaban y he vivido el abandono de quien no creyó que yo fuera suficiente para estar en su vida. Y aquí sigo. Respirando, a veces dolorosamente, pero siempre con ímpetu por desentrañar el mañana y la incertidumbre de lo que vendrá.

Me sorprende cómo con el tiempo y la edad es mentira que lleguen la certeza y la tranquilidad. Nunca deja de haber personas que estén dispuestas a lastimarte, a mentir, a regocijarse con la importancia que sienten al ejercer cierto dominio sobre ti y a aparentar sorpresa cuando decides que no aguantarás más.

No he vivido grandes aventuras ni maravillosas historias de amores complicados, pero aprendizajes sí he tenido sobre lo terribles que pueden ser las personas que se supone son las que más te quieren. Amigos que, de pronto fueron algo más, son quienes supieron hacerme más daño.

Sin embargo, siempre hay otros amigos, los de “a de veras” y esos no fallan. No importa si están lejos, si los dejas de ver un tiempo, si dejaste de contarles las últimas noticias, siempre estarán ahí esperando a mentar madres contigo cuando eso sea lo que necesitas para sentirte mejor.

La vida es un enigma. El amor o lo que sea esa maldita reacción química que tu cerebro hace cuando ves a ese tipo, lo es más. Pero es gracias a los amigos que podemos sobrevivir a esas reacciones químicas que, de no ser por ellos, serían nuestra perdición.

Gracias a quienes se han mantenido a mi lado; son mis ángeles de la guarda de reserva y su amistad me sostiene, sobre todo ahora que ya no hablo de amores o desamores, sino solo los sufro en silencio. Su sola compañía hace que mi vida sea menos vulnerable a los ataques de los ojos que  se esconden para hacerme sufrir.

No se nada de la vida, solo se de la amistad y con eso me basta. Gracias.

 

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer