Octubre y sus moños rosas


Este artículo se lee en: 3 minutos

Octubre Rosa se ha vuelto más allá de un mes de concientizar a las mujeres sobre el cáncer de mama, en una moda y en una oportunidad de ventas para varias marcas.

No estoy poniendo en duda las buenas intenciones de la gente que comprar productos con un “moño rosa”, al contrario, se agradece. La crítica va más para las marcas que abusan de esto y alguno que otro oportunista.

A mí no me molesta el “Octubre Rosa” pero tengo varias amigas sobrevivientes en varias partes del mundo que lo encuentran ofensivo y hasta de mal gusto. Claro que unas radicalizan más sus ideas que otras pero sus puntos son válidos.

Uno de los puntos es la sexualización (inevitable) de esta enfermedad. El otro día me topé con un video llamado “Motorboating for Cancer” y para los que no están familiarizados con este término, motorboating significa poner tu cara en las tetas de una mujer y pues restregarla.

La idea era que por cada “motorboating” se donarían 20 dólares a la investigación del cáncer de mama. El fin es bueno, el medio es horroroso. Lo pondré de la manera más sencilla: LAS SOBREVIVIENTES NO TIENEN BOOBIES. Yo ya estoy reconstruida, pero me hubiera encantado que se pararan frente a mi cuando aun no lo estaba y pedirme un “motorboating”. Lo hubiero hecho con gusto… si es que encontraban con qué.

Se que es difícil no sexualizar una enfermedad así, pero por favor, ya quiero ver que donen 20 dólares por cada blow job que le hagan a un wey para el cáncer de próstata. O una chupada de huevo para el cáncer de testículo.

También las razones estan muy mal encausadas, ya que me he encontrado con campañas gringas con nombres como “save the tatas” (salvemos las nenas) que el único fin es salvarlas porque pues a los hombres les encantan las tetas. Que te gusten o no las tetas no me importa en realidad. Lo que me importa es mi vida y si te gusto sin ellas o no, eso amigos, no me importa.

Se podría decir que en este tipo de cosas es que radica el miedo de las mujeres a tener que perder sus senos por el cáncer. Hacerlas inseguras y posiblemente no apreciadas por el sexo opuesto.

Por otro lado tenemos la situación de las marcas. Los estantes de los supermercados se llenan de productos rosas. Shampoo rosa, tampones rosas, frijoles enlatados rosas, tu mamá en tanga rosa. Lo único que voy a decir al respecto es que estaría increíble que TODAS las marcas que sacan productos con moñito rosa debería hacerle descuento en ellos a las sobrevivientes. Al final del día nuestra enfermedad los esta haciendo ricos.

Digo, ahorita estoy buscando un vuelo a Tijuana para mi cumpleaños y veo muy guapo el moñito en la página de Interjet pero no los veo haciéndome un descuento por ser una “guerrera”. *Guiño, guiño*.

Por otro lado, para no verme muy hater, hay una asociación con la que simpatizo bastante y que su propuesta me parece acertada. Se llaman “Keep a Breast” y su idea es concientizar a las mujeres desde una edad muy joven para que cuiden su salud desde ese momento. Y es algo que siento hace falta mucho en México y otras partes del mundo.

El cáncer de mama no solo existe en Octubre, todos los días, todo el año hay mujeres que son diagnosticadas con esta enfermedad.

A veces siento que la gente sólo se acuerda de eso este mes y eso lo hace mucho peor. Hay que tenerlo presente siempre y apoyar la causa (y cualquier otra) todo el tiempo, no solo cuando ver un moñito rosa te lo recuerde.

Por un Octubre Rosa con más campañas de concientización y menos botes de crema Dove rosa…

Comentarios
Priscila Hazard-Sánchez
Editora de video, terca, intensa y apasionada que gusta de escribir sin miedo a que terceras personas se ofendan. Me gusta viajar, escuchar toda la música que me sea posible, conocer gente nueva y leer cosas inútiles en internet.

Llevo tatuado en el brazo la frase “Fingers Crossed” porque creo y confío en mi buena suerte.

PUNK ROCK FO’EVA!
Pecora

Editora de video, terca, intensa y apasionada que gusta de escribir sin miedo a que terceras personas se ofendan. Me gusta viajar, escuchar toda la música que me sea posible, conocer gente nueva y leer cosas inútiles en internet. Llevo tatuado en el brazo la frase “Fingers Crossed” porque creo y confío en mi buena suerte. PUNK ROCK FO’EVA!