Ocurrencias u ofensas meditadas


Este artículo se lee en: 1 minuto

¿Por qué me es tan fácil hacer no amigos?

Me urge un remedio para dejar de decir lo que pienso y así no ofender a cuanto individuo(a) pasa a mi lado. Cómo desearía que alguien me diera la receta para aprender a callar y a decir solo cosas “políticamente correctas” en un país donde hablar de la realidad está prohibido por una sociedad que prefiere emborracharse antes que defender sus derechos.

¿Cuál será la solución? ¿Juramento de silencio perpetuo? ¿Emigrar? ¿O que me valga absolutamente madres que se sigan ofendiendo?

No me malinterpreten, no soy de las personas que dicen las cosas sin pensar. Las digo a pesar de haberlas reflexionado. O sea, es peor.

Conocí a alguien que se definía como “autista social”; tal vez yo sufro de lo mismo y por eso no puedo relacionarme bien con todos. Gracias, entonces, a esos que me sobrellevan y hasta se ríen de mis ocurrencias. Sin ustedes, estos años habrían sido muy solitarios y aburridos.

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer