¿¿¡¡Odio a la gente!!??


Este artículo se lee en: 3 minutos

Cada vez que me dicen: “Entre más conozco a la gente más quiero a mi perro” me da una sensación de impotencia ante la gente que no es capaz de encontrar ni el más mínimo gramo de humanidad en quienes están alrededor.

Hoy, que me mudé de Celaya de vuelta al DF, no me queda más que recordar a todos los que hicieron mi estancia más cordial y llevadera. No hablo de amigos, que dejo muchos, si no de esa gente que parece que no tiene impacto en la vida de uno, pero que claro que lo tienen y les agradezco por, también, hacerme mejor persona.

La señora que vende las energéticas en el mercado Morelos tiene un carácter del nabo, pero me la gané con mi sonrisa, siempre deseándole buen día y ahora me atiende de maravilla… el señor de la tienda en la esquina del jardín principal me ha vendido nescafé desde hace 5 años, y siempre es muy amable y abre antes de las 7 de la mañana (raro en un lugar pequeño)… Nacho, el de los tacos de barbacoa del 5 de febrero siempre me pone doble carne en mis taquitos de maciza… las que sirven la comida para llevar en la Cocina de Vero siempre me saludan y sonríen aunque anden atareadísimas… Jorge, nuestro mesero consentido de Sanborns, es un tipazo y muy trabajador; se paga su carrera de Derecho con su trabajo, mantiene una familia con dos hijos y nunca le ves una mala cara… nuestros vendedores de chela favoritos, que atienden enfrende al depa en que vivíamos, nos llevaban los pedidos a domicilio con solo una llamadita… el señor de las tostadas de tártara de la calzada ya sabe qué y cómo servirme: “sin chile verde y poquita San Luis, verdad?”… doña More, de la lunchería cerca de la escuela en que trabajaba siempre me saludaba cordialmente al pasar y no le fallaba: “Maestra, ¿le preparo una ensalada?”… Leo, el del menudo en Cañitos, nos dio unas cervezas a escondidas pa acompañar la pancita durante la ley seca (hace tres años) cuando llegamos requetecrudos… los viejitos de la tienda de Hidalgo y Chaurand una vez hasta nos fiaron unos cafés cuando llegamos con un billete de 500 (claro que al otro día les pagamos) y siempre están desde tempranito dándole a la venta… también en el Mercado Morelos, una pareja vende comida corrida bastante rica y a buen precio y, sobre todo la doña, siempre anda en friega atendiendo a 4 o 5 clientes a la vez con una sonrisa y la respectiva broma… los que trabajan en la carnicería del Mercado Hidalgo me atendían de forma amable y siempre con paciencia cuando no sabía qué comprar: “que le vaya bien, güerita”… la señora del queso oaxaca “buenísimo” no paraba de hacerme reír con sus ocurrencias: “hey, güerita, tú que pareces de España” y se fijaba en lo que había comprado y decía: “llevas poblano, ya tienes crema y queso para los chiles?”; genial, siempre buena pa vender y justa pa cobrar… el dueño de la carnicería del 5 de febrero tuvo una mala experiencia y perdió todo, pero nunca dejó de chambear animosamente y tener una sonrisa pa atender a sus clientes… ¡Claro que hay gente maravillosa en esta ciudad, en este país! Gente que te recuerda que son más los buenos y trabajadores que los ojeis y que todavía hay esperanza para este lugar…. voto por no odiar a la gente, voto por fijarme y reconocer a quienes hacen de este, de aquel, un lugar mejor.

Dice la frase de noséquien que parafraseo: si no encuentras a una buena persona en tu camino, sé una. Esa es nuestra labor. Si nadie da el paso, tú dalo. Si nadie dice “buen día”, tu dilo. Si nadie le sonríe al chofer de la combi, tú hazlo. No sé el mundo, pero TÚ mundo sí se transformará. Lo sé por experiencia.

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer