Paris, “a moveable feast”


Este artículo se lee en: 2 minutos

Hace poco más de un año, paseando durante una noche otoñal parisina, encontramos un grupo de señores jugando en el jardín que había sobre un camellón. El juego, para mí, era todo un enigma. Se parecía a la rayuela mexicana pero con pelotitas de madera. Quise tomarles fotos a los hombres que ahí jugaban por lo atraída que me sentí por su apariencia, por su seguridad, su desconocido lenguaje y sus risas contagiosas, pero no me atreví. Al poco tiempo, se sintieron observados y decidimos seguir nuestro camino para no incomodarlos. Pero nunca olvidaré mi fascinación por esos hombres, por esas calles, por esos museos, por esos puentes, por esos vinos, por esos panes, por esos quesos y por una ciudad que toda ella es arte.

No quiero hablar de política, del imperialismo, de las víctimas del negocio del petróleo, de la terrible desigualdad. Solo quiero recordar a esas personas que, en París sufrieron, luego de unos segundos, el infierno mismo. Mi corazón, mi solidaridad, mi empatía con ellos y con todos los que mueren injusta y  anticipadamente. Hoy pienso en los parisinos (y las dos mexicanas) que sufrieron por la injusticia. Antes, habían sido mexicanas, víctimas de la violencia de género, o los periodistas de este país que valientemente siguen escribiendo y muriendo; los niños palestinos, los refugiados sirios, y muchos más.

Pero hoy, solo por hoy, no regatearé mi homenaje a esos parisinos, a los autores de la revolución que le dio forma al mundo occidental, en el cual vivo y del cual gozo infinidad de beneficios. No me alegraré de esas pérdidas. Aún no me he vuelto tan fría como para no sentir empatía, ni quiero volverme así de cínica nunca.

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer