Perder la batalla (o ganar la vida)


Este artículo se lee en: 1 minuto
Perdió la batalla contra el cáncer, se lee por todos lados. Lo dicen, y lo repiten, como si en ello hubiera una definición que debiéramos entender como algo más que el hecho de la muerte llegando.
La batalla, en todo caso, la damos todos: los que salimos de la cama mañana tras mañana a ser personas funcionales, los que se quedan en la cama tratando de no hacer disfuncional la vida de los que están cerca; los que se enferman apenas una vez cada invierno, los que llevan consigo un cuerpo algo más dañado o más doloso que el promedio. La batalla, si es que prefieren llamarla de ésa manera, no radica en el morir ni en el conservar la vida.
Alguna canción de Mercedes Sosa de finales de los 90 decía  “…merecer la vida es erguirse vertical / más allá del mal, de las caídas.”
‘Cáncer’ es una de las poquísimas palabras a las que le tenemos más miedo que a la muerte misma. Será, tal vez, porque ‘cáncer’ significa una muerte que tarda mucho en llegar.
Cáncer, en mi diccionario íntimo -tan poco literal- significa la oportunidad de recordar todos los días que esa muerte vendrá. Cáncer significa un nombre propio, una sonrisa honda, una batalla -si ustedes quieren seguir usando la palabra- que algunos pocos logran ganar cuando se empeñan en aceptar esa muerte con toda la vida que les queda antes de ella.
Habría que decir, en todo caso, que hay quienes ‘Ganan la vida, a pesar de la muerte”

**In memoriam: José María ‘Chema’ Marti, que ganó la batalla, amorosamente y de pie.
Comentarios
Mercedes Alvarado on Instagram
Mercedes Alvarado
Me llamo Mercedes // No estoy enojada, así hablo // Aquí se siente en mexicano. //
Etiquetas: , , ,
mercedesalvarado

Me llamo Mercedes // No estoy enojada, así hablo // Aquí se siente en mexicano. //