Poesía como receta para el corazón roto.


Este artículo se lee en: 2 minutos

Todas las personas tienen sus propios métodos para superar el FIN de una relación; en mi caso fue y es LA POESÍA.

No estudié Literatura por lo que iniciar este camino a solas y leer a ciertos autores fue descubrir todo un mundo nuevo. Empecé con escritores básicos Neruda, Sabines, Benedetti; descubrí mujeres poetas como Belli, Castellanos, Storni, Roffiel; e incluso comencé a leer escritoras de mi edad como Kaur, Sastre y Valbuena.

Entrar en esta dimensión desconocida ha sido como meditar y encontrarme a mi misma; aunque he de admitir que hay poemas que me hacen tomar el celular y mandar ese mensaje incómodo al número eliminado de los contactos pero que sabes de memoria, nadie me advirtió que leer poemas puede compararse a estar ebria a las tres de la madrugada cuando su fantasma te acompaña y lo único que quieres es una noticia suya. Aún y con este pequeño gran inconveniente he seguido en esta aventura, porque si un poema te llena de nostalgia existe otro, por regla, que te convierte en la mujer más fuerte del mundo.

La poesía además de ayudarme con tu ausencia, ha ayudado a mejorar mi relación con el mundo y más importante todavía, la relación con mi YO.

¿Quién iba a decir que al perderte iba yo a encontrarme con ayuda de Cisneros, Angelou, Baudelaire, Fuertes y Paz?

Comentarios
LeydaS
Tratando de no ser indiferente a lo que me rodea y cambiando la visión del mundo que me han impuesto. Con vicios como todos los humanos y sensible pero sin bajar la guardia.
Leydrusa

Tratando de no ser indiferente a lo que me rodea y cambiando la visión del mundo que me han impuesto. Con vicios como todos los humanos y sensible pero sin bajar la guardia.

Tal vez te gustaría leer