Poesía de martes.


Este artículo se lee en: 1 minuto

Cada vez que veo el sol, necesito ver tus ojos

esos ojos que me incitan a desear

a desearte completamente y eternamente.

Por mil razones contaría de ti

por esa boca tan dulce que al probar me ha encantado

la cual he saboreado

esos labios que no solamente deseo

son tus labios los que necesito

pero hay algo que debes saber

te necesito a ti para subsistir.

Esa piel tan suave y tersa;

 el sentir del tacto ardiente y del mirar deseoso pero envenenado.

Esa piel vainilla:

Perpetua. Piel durazno:

cual fruto de primavera

he soñado que me pertenece

que la junto con la mía y la hago una misma.

Veo el sol, y pienso en el otoño

en su crujir de hojas

en el crujir de tus hojas; las que te cuelgan del pelo

quisiera enredarme en el, después en tus brazos, en tu pecho y en tus sentimientos.

 

Pienso en el mar, veo tus ojos; y lo encuentro.

Pienso en el cielo; en lo inmenso. Te veo, y lo encuentro.

Cuerpo que he de extrañar.

Comentarios
Alejandra Vega
Bailarina vertebrada de los mares mas obscuros y temidos.
Retumbantes remolinos mentales en cada esquina de su ser.

Bailarina vertebrada de los mares mas obscuros y temidos. Retumbantes remolinos mentales en cada esquina de su ser.

Tal vez te gustaría leer