Polvo con sueños


Este artículo se lee en: 2 minutos

Hay tardes blancas en la Ciudad de México, la luz es lechosa e ilumina la terraza. Esta tarde es así.

Hay quien se mete a una iglesia y tiene suficiente, hay quien encuentra el consuelo en cada hombre o mujer que seduce y hay quienes toman constelaciones familiares o se inventan un ángel por cada letra del abecedario.

Ahora me aferro a algo común. Y digo sin sonrojar : Heme aquí, única y poco amable, frágil y cobarde, muchas veces, igual a todos.

La vida es corta, pero a quién le importa. Duele a veces, pero después sonríe. Y hago lo que haría la marioneta de Johnny Welch si fuera un ser humano.

Ahora lloro, sí, por que es inevitable cuando uno respira y es víctima de sus recuerdos.

Me guío por la curiosidad, por el sentir, oler, disfrutar, conocer, gozar. Ya no me quedo con las ganas de decir NO, o de decir: bueno… un poquito más.

Soy lo que me tocó ser y no hay más, tengo una existencia y recuerdos. Después, lo único dicho será una esquela y polvo con sueños.

Me reconozco por lo errática y defectuosa que soy, incapaz de hacer realidad ilusiones ajenas y eficaz en la consecución de fracasos. Una más en la anónima lista de los que hacen como que no malgastan sus días terrenales en la sombra y en la cotidianidad.

Hubo un tiempo que quise ser otra, una mujer atractiva y que sirviera de ejemplo, aspiré a ser como mis héroes cinematográficos y literarios, copié algunos de sus modos y de sus frases, me dejé llevar por la irrealidad de los musicales; me imaginé en otro punto del mapa, cantando Tiny Dancer y bailando en medio de la carretera mientras el viento hace bailar las flores del campo.

No aparezco en las monografías ni en las estampillas escolares. En las efemérides no se dan cuenta de ninguna de mis ensoñaciones, ni de los torpes poemas con los que no he conquistado a nadie, ni de las pecas que me salieron ayer o de la vez que descubrí que no era inmortal.

Y aun así, me sienta bien ser lo que soy.

Comentarios
Lol Béh Vargas
No soy buena para las biografías.

Me gustan los chistes crueles, los tacos al pastor y dormir con mi perra de 43 kilos cuando hace frío.
Lol Béh Vargas

No soy buena para las biografías. Me gustan los chistes crueles, los tacos al pastor y dormir con mi perra de 43 kilos cuando hace frío.