Por qué el 11 de Septiembre importa


Este artículo se lee en: 2 minutos

“I open my wallet, and it’s full of blood”

Esa es la línea con la que cierra la magnífica letra de “The Dead Flag Blues”, una canción de Godspeed you! Black emperor, que en mi opnión, describe de forma acertada y poética no solo lo sucedido aquel día, sino lo que representa. Puedes escucharla aquí:

Llevo casi cuatro años viviendo en esta ciudad, Washington DC, a tan solo 6 calles de la linea de monumentos del National Mall. Todos los días, para ir a mi trabajo, tengo que pasar enfrente del Capitolio y bordear la Casa Blanca. Lo hago felizmente y no dejo de admirar ni un solo día lo bonito de los jardines y lo fácil que es usar una bicicleta aquí. De vez en vez reflexiono en que paso muy cerca de blanco de atentados, supongo…

El dia de hoy, quiero hablar de por qué esta fecha me pone tan pensativa y melancólica. Hay algo diferente en el ambiente, todos los años. Tal vez solo soy yo y mis ganas de verle lo peliculesco a todo, pero podría jurar que cada Septiembre 11 la energía es diferente. Sé muy bien que es fácil colgarse de la desgracia ajena para escribir posts sentimentales de por qué el mundo apesta o no apesta, pero sí quiero decir un par de cosas el día de hoy:

Recuerdo estar en México viendo en vivo cómo el segundo avión llegó a estrellarse, recuerdo la voz alguien en la cocina diciendo “se lo merecen, pinches yanquis”, recuerdo ver por única vez toda esa gente aventándose en masa, recuerdo a mi roomate cepillándose el cabello porque ya teníamos que irnos a la oficina y recuerdo cómo no me importó absolutamente nada en ese momento.  Así soy yo, me tardo a veces en sensibilizarme a ciertas cosas, no se por qué.

Varias horas después, al igual que todos, o casi todos, estaba consternada con lo que pasó y pensando en que quizá el fin del mundo había llegado.

Lo único que quiero decir es que aquí estoy yo, muy cómoda en mi computadora hablando de lo espantoso que fue todo aquello y feliz de que todo sea parte del pasado.

Aquí estamos, vivitos y coleando y toda esa gente que se aventó o murió ahí, ya no lo está. Toda esa gente inocente que dejó hijos, esposos, amigos, amantes, perros, viajes, sueños, ideas, trabajos, retos, misiones, casas, y buenas intenciones no está más entre nosotros. Todos esos suicidios involuntarios y todos esos bomberos muertos ya no están más.

El 11 de Septiembre es importante porque nosotros seguimos aquí, a pesar de todo y gracias a todo. Estamos aquí para recordar que el odio no es el camino, que aquello no tiene porque repetirse y que tal vez, solo tal vez, erigiéndonos entre las ruinas de nosotros mismos, podemos aprender a ser mejores seres humanos, a amar más, a engendrar tiempos de paz y nunca más colapsar como dos torres golpeadas por el odio.

Sueño con el día en que no habrá mas guerras y que todo esto no sean más que leyendas de un pasado lejano. Porque definitivamente creo que eso es posible.

Luchemos con fe para no perder esa convicción.

 

Comentarios
Andrea Velázquez
¡Hola! Yo soy el Conejo y me gusta la comida Etíope. En realidad soy Andrea y quiero ser tu amigo.

En la primaria me destaqué por pegarle a niños pequeños. En la secundaria tuve mi primer banda. Solo existió el logo. En la cena baile de graduación, bebí en exceso. Mi segunda banda se llamó “Las VírgeneSurgidas”. Tocábamos Hong Kong Garden. Cuando ya no estaba urgida, toqué en Violenta y usaba playera de Korn. A la gente le encantaba que le gritáramos “Piojo Bastardo”. Con “Vedette” grabé un disco y se concretaron algunas de mis convicciones musicales en un álbum con influencias new wave, shoegaze, electronica y punk.

Estudié Diseño Gráfico de la Comunicación Audiovisual en la UNAM para que fuera gratis por si la botaba. Afortunadamente me encantó y desde entonces me dedico a diseñar y programar páginas web, ser instructora, ilustrar un poco, escribir en mis tiempos libres e involucrarme en otras labores creativas como el joyfull coding. He considerado seriamente el espionaje.

Me encantan las mesitas de los aviones con su mini comida y opino que hay que seguir peleando por tener el lugar de la ventana. Disfruto caminar por el National Mall cuando la gente no anda disparándose, andar en bici y remar por el Potomac.

Actualmente vivo en Washington DC. Me apasiona el yoga y me gusta leer el Tarot.

¡Hola! Yo soy el Conejo y me gusta la comida Etíope. En realidad soy Andrea y quiero ser tu amigo. En la primaria me destaqué por pegarle a niños pequeños. En la secundaria tuve mi primer banda. Solo existió el logo. En la cena baile de graduación, bebí en exceso. Mi segunda banda se llamó “Las VírgeneSurgidas”. Tocábamos Hong Kong Garden. Cuando ya no estaba urgida, toqué en Violenta y usaba playera de Korn. A la gente le encantaba que le gritáramos “Piojo Bastardo”. Con “Vedette” grabé un disco y se concretaron algunas de mis convicciones musicales en un álbum con influencias new wave, shoegaze, electronica y punk. Estudié Diseño Gráfico de la Comunicación Audiovisual en la UNAM para que fuera gratis por si la botaba. Afortunadamente me encantó y desde entonces me dedico a diseñar y programar páginas web, ser instructora, ilustrar un poco, escribir en mis tiempos libres e involucrarme en otras labores creativas como el joyfull coding. He considerado seriamente el espionaje. Me encantan las mesitas de los aviones con su mini comida y opino que hay que seguir peleando por tener el lugar de la ventana. Disfruto caminar por el National Mall cuando la gente no anda disparándose, andar en bici y remar por el Potomac. Actualmente vivo en Washington DC. Me apasiona el yoga y me gusta leer el Tarot.

Tal vez te gustaría leer