¿Definirse por lo que dice la báscula? Ni madres.


Este artículo se lee en: 3 minutos

En una época en la que chicas como Lena Dunham y Melissa McCartney han tomado a Hollywood por los cuernos, la “moda” también se prepara para un cambio con una generación de mujeres listas para aceptarse.

Llevo más de 10 años siendo gorda, no “gordita”, no “chubby”,  GORDA. Si pudiera aparecer en una revista de modas, sería en una de “Tallas Grandes” junto a las curbas de la hermosa Tara Lynn.

Mido 1.70 y peso al rededor de 80 kilos. No siempre fui así, en la secundaria y preparatoria, era una “varita de nardo” como dicen las tías, llegué incluso a ser del club de las chicas “pro-ana”, de esas que tienen modas rarísimas de estar metidas en blogs y hacer competencias de quién come menos para bajar de peso y chingarse la vida, la salud y el autoestima.

No entraré en más detalles porque este no es un lugar “pro-ana” y eso sitios en definitiva, no deberían de existir. Son una enfermedad mortal, el hecho de encontrarse “thinspiration” y ver HUESOS como modelo a seguir, es la manera más triste de decirnos que hemos fallado como sociedad.

De hecho, de ahí vinieron todos mis problemas posteriores. El llegar a pesar 43 kilos casi me pone en lista de espera de la flaca. Afortunadamente, gracias a la intervención de mis padres y mis amigos que siempre estuvieron atentos a mí, eso no sucedió (vaya, si no no estaría escribiendo estas líneas).

Tengo treinta años, con todo y mi sobrepeso, soy una mujer saludable, bailo flamenco casi todos los días, voy a pilates los fines de semana y de vez en cuando me inscribo a carreras de 5 kilómetros. Y no es por estilizarme o sentirme la modelo de pasarela de Victoria Secret, porque debido a mis problemas hormonales – tiroideos, genéticos, esa posibilidad es imposible.

Alguna vez escuché decir a alguien que “No hay gordos felices porque están gordos.”

Soy una chica que se define como una persona leal y congruente con sus pensamientos y acciones,  me gusta divertirme, amo reír y no reparo en hacer reír a mis amigos con humor negro referente a mi peso, personalidad o trastadas del universo.

Soy una gorda feliz, se los digo. Y más porque en este momento he terminado la mitad de un brownie con helado y estoy satisfecha, no me siento culpable, no siento que tengo que correr la maratón para no subir de peso o meterme el dedo para disfrutar del “doble sabor, cero calorías”.

Me siento con más autoestima que muchas flaquillas o gordas que conozco, tengo un esposo increíble que siempre me ha dicho que prefiere “agarrar carnita” a chupar huesitos. Me gusta vestirme bien, maquillarme, como cualquier chica de mi edad. Vaya, no me imagino como esos gordos de carrito que pasean en el súper con una sábana por vestido ni siendo cargada por una grúa para salir de casa.

Queridas gorda que me está leyendo acá te van unas líneas motivacionales para ser una gorda feliz:

No te compares, deja de envidiar ser algo que no eres, no por ser talla 0 eres más bella y no por no ser Einstein eres menos inteligente.

Haz la mejor versión de ti misma todos los días, enorgullécete de todos tus logros, de las acciones que hagas y de lo que te propongas. ¿Te ves fea al espejo? Ve a una clase de maquillaje y has algo por ti.

Eres única, así como eres, con esos kilos de más y con un cuerpo que difícilmente podrá salir en una revista de modas.

Eres lo que eres y no tienes qué sentirte definida por lo que dice hoy la báscula o por las modas de verte huesuda ante la sociedad. Sé feliz con lo que eres. ¿Quieres hacer un cambio? No te frustres, come sano y verás diferencias en poco tiempo.

Cuida tu salud, quiérete, valórate. Mantente sana y acéptate. A-cep-ta-te.

Esa es la parte más difícil, pero no imposible de lograr.  Sonríele a la vida.

Comentarios
Anónimo
Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador.

Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen.

@_loquepensamos
Etiquetas: , , ,

Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador. Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen. @_loquepensamos