Ser feliz, ¿frivolidad?


Este artículo se lee en: 2 minutos

Hace un par de años tuve una discusión, no acalorada pero intensa, con uno de mis alumnos. La materia era Ética Jurídica, sin embargo, regularmente nos desviábamos de los temas de clase y, en esa ocasión, hablábamos sobre la felicidad.

Yo defendía la idea tajante de “soy feliz, invariablemente” y él afirmaba que mi felicidad era una ilusión, que yo sólo “pensaba” que era feliz. No estuve de acuerdo pero no dejé de darle vueltas al tema.

No sé si se puede definir algo tan abstracto como la felicidad, pero lo he intentado y, para mí, la felicidad radica en asumir la responsabilidad de haber elegido mi lugar, mi espacio, mi pareja, mis amigos, mi trabajo y la satisfacción de vivir la vida tal como la decidí. Para otros, radicará en el éxito laboral y en el consecuente éxito monetario. Para otros radica, tal vez, en tener hijos. Otros encontrarán la felicidad en la fe. Sin embargo, otros, lamentablemente, jamás la encuentran. Algunos hasta se molestan de la felicidad ajena y afirman que “esos que son ‘muy felices’ y postean cosas positivas y cursis en fb, son unos farsantes”… Demonios ¡cuánta amargura!

Viendo tanta gente “no feliz” a mí alrededor he llegado a pensar que mi alumno, hoy un buen amigo, tenía razón. Tal vez sea que la felicidad no se encuentra, si no que se elige. La felicidad entendida no como la ausencia de problemas, que es imposible, si no como una forma de vida independientemente de las pérdidas, las discusiones, las obligaciones económicas o la falta de certeza ante cada día.

Aprender a sonreír a pesar de todo, y a pesar de que decirlo -ya se- sea un terrible lugar común. Enfrentar cada momento con la menos amargura posible y hacer tu máximo esfuerzo a pesar de los problemas en que está sumergido nuestro entorno. Entorno tan enfermo que, considero, ser feliz, es un acto revolucionario. Decidámoslo.

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer