Si el amor lo es todo, todo lo puede y sí se vive de amor.


Este artículo se lee en: 2 minutos

Cuántas veces hemos escuchado decir a alguien que el amor todo lo puede o , por el contrario, que de amor no se vive.

Son dos famosas frases entre los papás, los abuelos, tíos e incluso entre nuestros amigos. Pero ¿qué tanto hay de cierto en ellas?

Hace poco leía sobre la abundancia y el amor, y reforcé mi creencia de que si cada cosa que uno hace la hace con amor, nada tiene por qué salir mal. Un claro ejemplo de esto es el trabajo. Si uno trabaja haciendo lo que más le gusta, desarrollando su pasión, gozando y disfrutando lo que hace, seguramente sin pensarlo o planearlo, sobresaldrá entre los demás, tendrá cada vez un mejor puesto, un mejor sueldo y todo lo que se proponga. Esto porque, desarrollar nuestra pasión, nos lleva a tener nuestra mente fija en hacer lo mejor posible aquello que hacemos y no sólo en ganar dinero.

Si volteamos a nuestro alrededor, encontraremos a muchas personas que están ahí, gozando, disfrutando, desarrollando y creando cosas a partir de su verdadera pasión, felices y exitosos porque nunca trabajaron por trabajar, por sólo hacer dinero, sino porque se saben creativos y capaces de lograr todo lo que se proponen.

Por otro lado, está el tema de las relaciones personales, de pareja y con los demás. ¿Cuántas veces no hemos sentido que nos molestan algunas o varias actitudes del otro e, incluso nos dan ganas de cambiarlas? Esto pasa porque tal vez estemos viendo en el otro, aquellas conductas que tanto nos molestan de nosotros mismos o, por otro lado, porque no podemos ver con verdadero y puro amor al prójimo. Ver con amor al otro, y por ende a nosotros mismos, es ver la perfección en uno y en los demás. Es saber que cada acto de cada persona, por “bueno” o “malo” que parezca, es perfecto. El amor en una relación es poder ver que el otro responde, siente o ve las cosas distintas a nosotros por el simple hecho de que su vida es distinta a la nuestra, pero también es igual. Distinta, porque nos educaron de manera diferente, porque nuestras creencias no son iguales, porque el sistema familiar dista uno del otro y, eso nos hace ver la vida de manera diferente. Igual, porque somos seres humanos, porque sentimos y porque estamos en esta vida por y para algo.

El amor se trata de reconocernos como parte del otro, reconocer en nosotros y en el otro a aquellos niños que ven las cosas y la vida sencilla, con pleno disfrute, queriendo reír y jugar con el de a lado, sin querer cambiarlo.

Es gracias al amor que logramos ser personas felices; es gracias al amor que somos personas abundantes, exitosas, creativas y poderosas. Es gracias al amor que podemos lograr cada cosa que nos propongamos. Es el verdadero amor, el que nos ayuda a aceptar al otro en su totalidad, a ver su perfección en la imperfección. Es gracias al amor que logramos relaciones, laborales y personales, “perfectas” y duraderas.

Es por todo esto que sí, yo creo que el amor todo lo puede y sí se vive de amor.

“Ama muchas cosas, porque en amar existe la verdadera fuerza y quien ama mucho logrará mucho y, lo que se hace con amor está bien hecho” -Van Gogh-.

 

Comentarios
Val Flores
Amo los días soleados, sonreír y comer.
Soy adicta al chocolate, a buscar mi estrella en el cielo, a ver el conejo en la luna y a cocinar gorduras.
Creo firmemente que el amor es un estado del ser y, por tanto, contagioso. Soy muy feliz y diario agradezco mi tan fabulosa vida.

Amo los días soleados, sonreír y comer. Soy adicta al chocolate, a buscar mi estrella en el cielo, a ver el conejo en la luna y a cocinar gorduras. Creo firmemente que el amor es un estado del ser y, por tanto, contagioso. Soy muy feliz y diario agradezco mi tan fabulosa vida.

Tal vez te gustaría leer