Siempre graben sus entrevistas de trabajo…


Este artículo se lee en: 4 minutos

Fui recomendada por una amiga que me quiso ayudar a buscar trabajo.

El día de ayer fui a una entrevista de trabajo, la vacante era para asistente del director general. En la torre del árbol, piso 3.

Me encantaría decir más detalles, pero no quiero afectar a la persona que trato de ayudarme, por qué ella no sabía que me iba a ocurrir lo siguiente…

Me recibo un señor muy atento, como mujer al menos en mi caso, comencé a sentirme un poco incómoda en la manera en la que me veía.

Preguntas de rutina:

Cuéntame que has hecho
¿Qué es lo qué buscas?
¿Cuanto pretendes ganar?
Por donde vives
Etc

¿Tienes novio? …

Dato: En la mayoría de entrevistas a las que he asistido, siempre me preguntan, SI TENGO NOVIO. O me han aceptado porqué estoy de buen ver.. (Obvio esos trabajos no los acepte) 

Regresando a mi terrorífica entrevista.
El tipo que en un inicio me recibió, cínicamente traía su argolla de casado.

No creo ser la primera ni última mujer a la que le ocurre esto, y son preguntas “tolerables”

Pero lo que paso en esta entrevista fue el límite…

“Estaba en la oficina cerrada, con el primer señor, y con el señor Humberto” (El nombre es real)

Al cabo de unos 20 minutos, llegó el señor Humberto que es el dueño. En un inicio agradable, directo, platicando sobre la vacante, y preguntándome si me gusta el cotorreo, porqué así como se trabaja, también se divierte en ese trabajo.

Qué necesitan disponibilidad de horario, y de qué siguiera el cotorreo, porqué muy seguido les encantaba echarse unos traguitos saliendo de la oficina, qué porqué todos eran muy unidos. ( Soy una chava de 25 años, he pasado por muchas situaciones en este año, qué me han cambiado la vida por completo, la fiesta ha pasado a un plano irrelevante en mi vida, tuve mi etapa de cotorreo como todos, mi prioridad en este momento es encontrar trabajo)

Tratando de no ser mal educada, y no dejar una mala impresión, solo sonreía que sí no había problema respecto al horario de oficina. (Tengo una pareja y no pensaba descuidarla, por echar desmadre) esos eran mis pensamientos, cuando me decía todo eso, el señor Humberto.

Le entro una llamada, y comencé a sentirme más incomoda todavía, porqué no paraba de ver mis bubis.

Todas las mujeres pasamos por “piropos” “miradas puercas” etc.

Es distinto sentir eso en la calle en donde te puedes defender o bien ignorar, mientras no te lastimen.

A estar en un territorio, qué no conoces, con dos tipos puercos. Aprovechando que estas buscando chamba.

Al finalizar la llamada Humberto, mencionó otras cosas sobre la vacante, y al final dijo esto.

“Son naturales” Porqué se ven muy bonitas desde aquí, y me imagino que de cerca se deben de ver aún mejor, enfocando mis bubis con sus manos, desde su escritorio.

En ese momento sentí mi cara estallar, me puse roja, y eso lo supe gracias a este idiota, que comenzó a reírse.

Le dijo al otro tipo, “se puso roja” ¿no que le gustaba el desmadre? ¿Te gusta presumirlas no?

No podía creer lo qué me estaba ocurriendo, mi primera reacción fue de ¡QUEEEE! me quede petrificada, no supe en que momento me puse de pie, quería salirme corriendo, taparme, me sentí lo mas incomoda, acosada, porqué en el momento en que me paré no dejaban de mirarme los dos, parecía que me desnudaban con la mirada.
Tuve un sentimiento de impotencia, y pendejismo, porqué no supe reaccionar, quería solo irme, Humberto salió de inmediato de la oficina, apestando a alcohol. Y el otro como si nada me pregunta ¿Qué si me saqué de onda? Era lógico que estaba qué no creía lo que me acababa de ocurrir.

Comparto esto para que en base a mi horrible experiencia.

  1. GRABEN SUS ENTREVISTAS DE TRABAJO.
  2. Cuando les pregunten si tienen pareja, digan que si. Yo siempre contesto qué si, pero es más recomendable, decir “si ya me voy a casar o estoy casada” Den más detalles, aunque no sean ciertos. Si eso les cierra las puertas para un trabajo, pues ese trabajo no era para ustedes.
  3. Dicen qué nosotras damos motivos a qué nos griten, falten al respeto. Hay una línea que algunas mujeres cruzan, entre lo vulgar y sexy. Si en tu naturaleza es verte bonita o sexy, no te culpes. Podemos vestirnos como queramos obvio sin vernos vulgares.
  4. Aunque utilices una blusa con cuello de tortuga, y tus atributos se siguen notando. Repito, NO ES TU CULPA.
  5. NO TE DEJES, haz lo que creas mas conveniente para tu persona, en dado caso. Si quieres salirte corriendo, mentar madres si eso te hará sentir mejor, hazlo.

En mi caso, yo solo quería salir corriendo, al principio creí que era una broma de pésimo gusto ó una prueba, mi sentimiento de negación nublo mi juicio. Dos señores que perfectamente teniendo la edad de mi papá, haciendo este tipo de cosas es evidente, que no tienen madre o definitivamente no tienen hijas. Si mi papá estuviera vivo ¡los mata! Pero ya no está…

TODOS TENEMOS PROBLEMAS, solamente que algunas veces andamos con las defensas bajas. Mi novio, y personas cercanas a mi, se quedaron más impactado, por que no reaccione como normalmente lo hago, soy muy explosiva…

Pero lamentablemente aquí no me salió lo cabrona, porqué este tipo de sensación ninguno de ellos la vivió. No estuvo en mis zapatos como para saber porqué me quede como pendeja. Solo supe decir “que eso no se decía o no se pregunta” yo solo quería irme, en cuanto abrieron la puerta respire.

Estoy segura qué muchísimas mujeres han pasado por algo similar, o lo viven en el trabajo. ¡Grábenlo!

Sentía que si me ponía a decirles de cosas a estos tipos que ni tiempo me dio…
No iba poder controlar mis lágrimas de coraje. No quería escuchar otra risa estúpida de Humberto.

No buscaban una “ASISTENTE” quieren una “Putita”

Respecto a mi amiga, quedo impactado porqué jamás le han faltado al respeto, y confió plenamente en qué no sabía que me tratarían de este modo. Quisiera dar más detalles sobre estos tipos, pero no quiero afectarla en su trabajo.

Cuídense.

Comentarios
LJ

Inspiración de la mala…

De sentimientos inestables.

Especialista en arruinar momentos románticos.


Inspiración de la mala... De sentimientos inestables. Especialista en arruinar momentos románticos.