¿Sólo mi familia es complicada?


Este artículo se lee en: 3 minutos

¿Qué vemos en las familias ajenas? ¿No es cierto que solo vemos sus fotos de sonrisas y abrazos? ¿No es cierto que todos afirman amar infinitamente a sus padres o hijos en redes sociales? ¿Es tanto amor que se pregona la pura verdad?

Yo no tengo una relación inmaculada con mis padres ni con mis hermanos, pero tampoco están tan mal las cosas. Sin embargo, “la puerca tuerce el rabo” cuando me refiero a la familia extendida.

Todo el mundo me dice que he sido muy afortunada por haber conocido -y gozado- a mis cuatro abuelos; tal vez es cierto, pero la verdad es que no los he gozado igual. No puedo negar la verdad: he querido más a mis abuelos maternos; pero juro que no es por mala onda o por ingratitud. Ellos fueron los que me criaron mientras mi mamá trabajaba arduamente y mientras mi padre vivía su vida sin fijarse mucho lo que pasaban sus hijos en la infancia.

Mis abuelos fueron el oasis al que escapaba huyendo de los pleitos recurrentes en casa y de los malos tratos que sufrí de mis hermanos en mi niñez. ¡Ja! Cuando me dicen que “seguro por ser la más chica y mujer eras la consentida”, no puedo evitar una cara sarcástica; no me fue nada bien. Pero, bueno, tenía a mis abuelitos; y para ellos sí fui la consentida. No es porque no quisieran a los demás, sino que la convivencia diaria y el amor nos mantuvo unidos siempre.

De los otros abuelos nunca recibí la misma atención, el mismo cariño, es más, jamás recibí palabras dulces. Por eso, ahora que mis primos hablan de mi abuela paterna como “la mejor del mundo”, yo no lo veo. “La mejor del mundo” era la mía, la que me cuidó, la que me educó, la que me enseñó a ser fuerte y que se me murió hace un par de años. Lo siento, para mí, fue la única que tuve.

No necesito una abuela que “no se enoja”  porque, para mí, eso solo forma parte de una manipulación bien calculada que tiene para con sus hijos y nietos que sí quiere. Mi enorme parecido con mi mamá jamás permitió que me quisiera, porque jamás aceptó que mi padre se haya casado con ella. ¡Qué trauma!

No somos la misma persona para todos. Me queda claro. Mi ma’ es una conmigo y otra con mis hermanos. Mi pa’ es distinto dependiendo si está con sus hijos y esposa que con su “verdadera familia”: sus hermanos y madre.

A veces, me queda claro que familia también pueden ser esas personas que elegimos para que acompañen nuestro camino y con las que cuentas más que con esos tíos, primos y abuelos que jamás han intentado entenderte porque están bastante ocupados queriendo que seas como a ellos conviene.

Pienso en esto porque acabo de ver una publicación de un primo que por cierto quiero mucho, diciendo lo maravillosa que es nuestra abuela porque reparte cubas y chelas a todos. Cada quien. Yo daría todas las cervezas y cubas del mundo por un minuto más con mi verdadera abuelita, mi segunda madre, que no me decía que sí a todo, pero me enseñó a ser auténtica, a ser considerada, a ser educada, a decir lo que pienso y a luchar por lo que quiero. Eso vale más para mí que todo el alcohol con el que alguien me quiera comprar.

No sé. Son mis traumas, supongo. Y tengo muchos.

 

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Etiquetas: ,
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.