Browsing tag: la vida adulta

8 Cosas que aprendí de mi abuela y que nadie podría haberme enseñado mejor


Este artículo se lee en: 3 minutos1. Siempre guarda algo para ti; siempre compártelo.  En el clóset, en un cajón, en las puertitas de la credenza: mi abuela siempre tiene guardada una caja de sus chocolates favoritos, una de los dulces que le compraba el abuelo y alguna más de galletas o caramelos que alguien le regaló. No las deja encima

El instinto maternal y mi decisión de no ejercerlo


Este artículo se lee en: 2 minutosMe encantan los niños. Sí, en serio. Me encantaba cuidar a mis primos pequeños y sobrinos en reuniones familiares. Tengo dos ahijados maravillosos a los cuáles amo y he visto crecer. A veces paso por la sección infantil en alguna tienda departamental y me punza el útero con los minúsculos vestiditos rosas  y los overoles

de amor, de magia y de siempres


Este artículo se lee en: 1 minutoElla, siempre, se tiene que salir con la suya. Y lo hace. -Casi- siempre lo logra. Y “siempre” es su palabra clave. Siempre regresa, él, a su vida. Siempre le cumple los caprichos. Siempre regresa, aunque hayan pasado meses. Siempre la busca y la llena de cariño y de miradas. Sí, porque, siempre, regresa. Y

Siempre me acompañas aunque estés lejos o con alguien más.


Este artículo se lee en: 2 minutosBasado en la historia de María… no es verdad, ni es mentira; es lo que cada quien quiera que sea. Ciertas calles, ciertas películas, ciertos libros, ciertas huellas impiden el olvido. Siempre me acompañas aunque estés lejos o con alguien más. Un amigo que tú y yo tenemos en común me dijo, cuando hablábamos de ti

¡Cuidado con la quitamaridos!… ¿en serio? ¿todavía?


Este artículo se lee en: 2 minutosNo es broma. El día de ayer, colocaron una lona a la vuelta de la escuela en que trabajo con la foto de una joven y la leyenda: “Cuidado, le gusta meterse con casados”. ¿Lo más triste? En cuanto entré a la escuela, una de las administrativas me lleva (literalmente) del brazo hacia la calle

Historia de ficción, o de amor, que es lo mismo


Este artículo se lee en: 1 minutoEsta es una pequeña historia de ficción que apenas lleva unos 20 años, tal vez 22. Inició conmigo sentada en la mesa del desayunador, mientras tomaba una cerveza Victoria (que “es nuestra” y queda perfecta con el pretexto de ser Día de la bandera) y comía un paquete de galletas Saladitas, a las que, desde

Hay que escupirle en la cara a la distancia.


Este artículo se lee en: 2 minutos“Habría que bailar ese danzon que tocan en el cabaret de abajo…” J. Sabines.    Hace un par de días C. republicó una de ésas “memorias” que el señor caralibro nos restrega en la cara. Resultó -al menos ésta vez- en una memoria bien afortunada, de alguna noche de octubre hace ocho años, cuando coincidimos

No tirar la toalla


Este artículo se lee en: 2 minutosRegreso de un día estresante del trabajo, uno parecido a los otros tantos que he tenido en las últimas semanas o meses, ya perdí la cuenta. Vengo de una oficina, de leer todo el día, de estar sentado en una oficina sin ventilación. Es una situación difícil, me digo a veces. Hay días en los

Retrospectiva del matrimonio: la construcción del amor.


Este artículo se lee en: 3 minutos  Los medios electrónicos han revolucionado la manera en que socializamos. Hoy en día las relaciones humanas se facilitan gracias a los adelantos y descubrimientos en la comunicación a distancia. Y es dentro de este mundanal de gente entreconectada donde buscamos también encontrar el amor. Lo mío con Esposo empezó sin vernos las caras y

Anhelos de siempre 2


Este artículo se lee en: 1 minutoEsa fue una tarde inolvidable, no por las palabras que, como siempre, no llegaron, ni por los besos con los que se proyectaron los añejos anhelos, sino por las miradas cómplices que insistentemente decían aquello que era imposible articular. Esa fue la tarde en que no te interpusiste en mis planes, por lo menos un

Seis días (casi) desperdiciados


Este artículo se lee en: 8 minutosMartes. Día cero. Toda historia comienza cuando menos la esperas. Empecemos con un día común de trabajo, corrigiendo un texto, el sol entra por el vidrio y empieza a quemarte y a hacer pesado el aire por falta de ventana. De la nada, violentos estornudos. Achú, uno, achú, dos, achú, tres, achú, cuatro, achú, cinco,

El derecho de no ser feliz


Este artículo se lee en: 3 minutosDice mi padre que toda la alegría me la gasté en la infancia, como si uno naciera con una cantidad predeterminada de humores y sentimientos que no tienen otro remedio más que agotarse. Le sonrío y pienso en la extraña visión que tiene de su hijo. No digo ser la encarnación de la felicidad, pero

Qué dirán


Este artículo se lee en: 3 minutosNos han mentido siempre. Desde chicos nos han dicho dos cosas contradictorias: no debe importarnos lo que los demás digan, pero que debemos guardar las apariencias. Luego por qué crecemos tan confundidos sobre qué hacer con nuestras vidas. La pregunta que a todos nos surge es a cuál de las dos debemos hacerle caso. Tal

No creo en el matrimonio, dije


Este artículo se lee en: 5 minutos  *Después de leer el post “Matrimonio y otras historias de terror” de mi querida y muy admirada Priscila Sánchez empecé a escribir un comentario que terminó convirtiéndose en un texto de casi tres páginas. Esta es mi primera colaboración. Muchas gracias por invitarme. Hace varios años estaba firmemente convencida de que no quería casarme.